Iberoamérica.- Una de cada cuatro jóvenes de América Latina se casó antes de cumplir 18 años

Publicado 12/10/2019 9:31:38CET
Mujer con su hijo en República Dominicana
Mujer con su hijo en República Dominicana - UNICEF - Archivo

MADRID, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una de cada cuatro mujeres jóvenes de América Latina y el Caribe se casó o comenzó a convivir con su pareja antes de cumplir los 18 años, una tasa que permanece prácticamente invariable desde hace 25 años y que preocupa al Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), que ha instado a redoblar esfuerzos para combatir esta lacra.

Un informe expone que la prevalencia del matrimonio infantil es mayor en áreas rurales, hogares de bajos ingresos y con menos acceso a la educación. Por países, preocupa especialmente la situación de República Dominicana, Nicaragua, Honduras y Belice, donde la proporción de mujeres de 20 a 24 años ya casadas se dispara por encima del 30 por ciento.

En estos datos se incluyen también las uniones tempranas, una característica específica de la región y que deja a quienes se integran en ellas fuera de cualquier registro pero igualmente vulnerables. En ambos casos, UNICEF considera que se trata de una violación de los Derechos Humanos.

"Las uniones tempranas o los matrimonios infantiles dificultan que las mujeres jóvenes puedan desarrollar un proyecto de vida", ha advertido el director regional de la agencia, Bernt Aasen, en un comunicado en el que ha llamado a "no mantener los ojos cerrados ante esta gran pérdida de potencial y derechos olvidados".

Si la tendencia persiste, América Latina y el Caribe será en 2030 la segunda región del mundo con mayor tasa de matrimonio infantil, solo por detrás del África subsahariana.

Las consecuencias son "devastadoras", según UNICEF, que ha señalado que la mayor parte de las mujeres casadas durante la infancia dio a luz antes de los 18 años y más de ocho de cada diez antes de los 20. De los cuatro países con datos comparables se puede extraer que las niñas que contrajeron matrimonio sufren más violencia dentro de la pareja que las mujeres que se casan pasados los 18 años.

CIRCULO VICIOSO DE POBREZA

Además, las adolescentes afrontan mayores obstáculos en el mercado laboral y, por tanto, quedan expuestas a un círculo vicioso de pobreza y exclusión que amenaza también a las generaciones venideras.

"Si no actuamos ahora contra las uniones tempranas y el matrimonio infantil, el presente y el futuro de las adolescentes están en riesgo por el fuerte impacto que tienen la maternidad temprana, la violencia en la pareja y el abandono escolar", ha reclamado Shelly Abdoll, asesora regional de género en UNICEF para América Latina y el Caribe. "¿Hasta cuándo seguiremos callados ante esta brutal reproducción de la desigualdad?", ha planteado.