Iberoamérica cuenta con más de 170.000 empresas comprometidas con un impacto social y medioambiental positivo

Iberoam.- Iberoamérica cuenta con más de 170.000 empresas comprometidas con un impacto social y medioambiental positivo
EUROPA PRESS
Publicado 08/05/2019 14:35:57CET

   La secretaria general iberoamericana hace un llamamiento a las empresas para que se comprometan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

   MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

   La región de Iberoamérica cuenta con más de 170.000 empresas comprometidas para tener un impacto social y medioambiental positivo que emplean a diez millones de trabajadores al año, según revela un estudio elaborado por IE University y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

   El estudio 'Las empresas con propósito y el auge del Cuarto Sector en Iberoamérica' pone de manifiesto que las compañías comprometidas con el impacto social suponen más del 6 por ciento del PIB de la región iberoamericana, mientras que este tipo de firmas representan cerca del 8 por ciento del PIB en la Unión Europea, en Canadá o en Australia.

   El análisis se ha realizado en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Portugal y España, siete países que suman más del 87 por ciento del PIB de Iberoamérica y detalla el auge de las empresas del que denomina como "Cuarto Sector", compañías que buscan obtener beneficios económicos pero que lo hacen desde el compromiso contra la desigualdad y el cambio climático.

   En la presentación del informe en la sede de la SEGIB en Madrid, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynpsan, ha subrayado la importancia de que las empresas se impliquen en "el cumplimiento" de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

   "No será posible cumplir la Agenda 2030 sin el apoyo decidido de otros actores, muy especialmente del sector privado", ha subrayado, antes de hacer hincapié en que los ciudadanos y el propio mercado exigen a las corporaciones que se impliquen en la lucha contra la desigualdad y el cambio climático.

   "No vamos a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible al margen de la economía. Tenemos que cambiar la dinámica económica", ha explicado la secretaria general iberoamericana, para después subrayar el peso que ya tiene ese llamado "Cuarto Sector" empresarial en Iberoamérica, dando trabajo a diez millones de personas y representando el 6 por ciento del PIB regional.

LA SOLUCIÓN "TIENE QUE VENIR DEL SECTOR EMPRESARIAL"

   Tomando como referencia los datos del estudio elaborado por IE University y la SEGIB, Grynspan ha destacado que "nueve de cada diez iberoamericanos" están preocupados por el cambio climático y la desigualdad y ha señalado que una tercera parte de los encuestados creen que la solución a estos fenómenos "tiene que venir del sector empresarial". "Hay un llamado de los ciudadanos muy fuerte", ha subrayado.

   La secretaria general iberoamericana ha hecho hincapié en la importancia que tiene el modelo de estas "empresas con propósito" para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y ha mencionado el caso de Ikea como ejemplo de una gran empresa tradicional que está tratando de adaptarse a estas obligaciones sociales y medioambientales con el compromiso de usar materiales "reciclados" o "reciclables" en sus muebles.

   El director del proyecto El cuarto Sector para Iberoamérica y coordinador del estudio presentado este miércoles, Diego Rubio, ha afirmado que el sector empresarial privado "tiene que cambiar de manera de operar" porque la ciudadanía "tiene muy claro" que las corporaciones tienen que actuar contra la desigualdad y el cambio climático.

   Sin embargo, ha admitido que todavía "falta un ecosistema propicio" para que haya "más empresas del Cuarto Sector" porque el entorno actual está todavía adaptado a las corporaciones que siguen centradas en lograr el máximo beneficio.

   "Una vez incubadas, las empresas con propósito se ven obligadas a competir en un marco económico y regulatorio que no ha sido creado para ellas sino para las empresas por beneficios tradicionales, que tienen a priorizar los beneficios frente al impacto. Es decir, el problema no está en la semilla sino en la tierra", ha explicado.

   El estudio de la SEGIB e IE University propone como solución a este escenario la creación de un nuevo espacio regulatorio que se ajuste a las características concretas de estas empresas "con propósito", para que puedan crecer sin tener que renunciar a su compromiso con el impacto social.

   Por su parte, Filipa Pires de Almeida, experta en Estrategia y Emprendimiento de la Escuela Católica de Economía y Negocios de Lisboa, ha explicado el ejemplo de Portugal, con su experiencia con la creación de un programa dotado de fondos de la Unión Europea que se destinan a la innovación comprometida con la economía social.

   Una encuesta incluida en el estudio de la SEGIB e IE University pone de manifiesto que el cambio climático inquieta a los ciudadanos iberoamericanos casi tanto como la desigualdad (un 68 y 75 por ciento de encuestados preocupados por esos dos temas).

   El sondeo expone, además, que más del 85 por ciento de los 3.550 ciudadanos iberoamericanos consultados creen que las empresas comprometidas con el impacto social y medioambiental positivo deberían recibir más apoyo de los gobierno, con medidas como ayudas, exenciones de impuestos o acceso a contratos públicos.

Contador