Actualizado 17/02/2006 16:32:40 +00:00 CET

Iberoamérica.-Pontificia Comisión para América Latina anima a misioneros a salir "al encuentro del hambre de pan y Dios"

La celebración del Día de Hispanoamérica se centrará en la Eucaristía bajo el lema 'Compartimos el pan de la tierra y el pan del cielo'

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Presidencia de la Pontificia Comisión para América Latina animó a los misioneros, con motivo de la celebración, el próximo 5 de marzo, del Día de Hispanoamérica en todas la diócesis españolas, "a salir al encuentro de las dos formas de hambre que hay en el mundo: hambre de pan y hambre de Dios". Sin embargo, recordó que la fe debe ser el principal objeto de la acción misionera" pese a "la necesidad material de los países más pobres".

Es por ello que la Pontificia Comisión, presidida por el cardenal Giovanni Battista Re, ha querido centrar la celebración de este día en la Eucaristía, bajo el lema 'Compartimos el pan de la tierra y el pan del cielo'.

"La Eucarística es el sacramento de la comunión con Dios y con los hermanos (...) En efecto, a lo largo de los siglos, un río de iniciativas y de obras de caridad en favor de los pobres y los necesitados ha tenido su fuente en el amor a la Eucaristía", asegura el texto.

En esta línea, el mensaje rememora la primera homilía del Papa Benedicto XVI a los cardenales electores reunidos en la Capilla Sixtina, en la que destacó que, "de la comunión plena con Cristo en el sacramento Eucarístico, 'brota cada uno de los elementos de la vida de la Iglesia, en primer lugar la comunión entre todos los fieles, el compromiso de anuncio y testimonio del Evangelio, el ardor de la caridad hacia todos, especialmente hacia los pobres y los pequeños'".

Es por ello que "la Iglesia misionera, que comparte el don de la fe, es una Iglesia que crece en el amor a Dios y en la solidaridad hacia los demás; lleva Cristo, Pan del Cielo a los hombres, a la vez que les lleva también el consuelo de la ayuda material".

Además, el mensaje recuerda que "la gesta evangelizadora del Nuevo Mundo tuvo en la Eucaristía su principal sustento". "La abundancia de obras de caridad realizadas a favor de tantos hombres y mujeres, nos recuerda que la misión de la Iglesia, mientras brote de su unión con Cristo, seguirá dando copiosos frutos".

La carta de la Pontificia Comisión para América Latina concluye, después de recordar que María es la primera evangelizadora, expresando su "deseo sincero" de que la celebración del Día de Hispanoamérica "sea una ocasión propicia para despertar la conciencia del llamamiento misionero y la voluntad de comprometerse con entusiasmo en la gesta de la Nueva Evangelización".