La Iglesia chilena deberá indemnizar a las víctimas sexuales del párroco Fernando Karadima

Sacerdote Chileno Fernando Karadima dentro del edificio de la Corte Suprema
REUTERS / CARLOS VERA
Actualizado 23/10/2018 8:27:59 CET

   SANTIAGO DE CHILE, 22 Oct. (Notimérica) -

   La Corte de Apelaciones de Santiago de Chile ha anulado el fallo de primera instancia por el que se condena al Arzobispado de Santiago a pagar una indemnización a tres de las víctimas de Fernando Karadima, el párroco acusado de haber abusado sexualmente de niños y adolescentes durante décadas.

   De esta manera, la Iglesia chilena deberá pagar a las víctimas James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo una compensación de 450 millones de pesos (casi 660.000 dólares) por haber encubierto las denuncias contra el expárroco. La cantidad se ha convertido en la indemnización más alta que deberá pagar la Iglesia hasta ahora.

   El juez Juan Muñoz rechazó en primera instancia la demanda presentada por las tres víctimas pero ha anulado el fallo después de un correo encontrado durante los registros realizados el pasado junio por el fiscal regional de O'Higgins, Emilio Arias.

   En el escrito, enviado en 2009, el cardenal Errázuriz informaba al nuncio Giuseppe Pinto que tras recibir las denuncias contra Karadima había decidido no interrogar al párroco para no causarle molestias.

   "La verdad es esta: era necesario pedir la intervención del promotor de justicia, conforme al acuerdo de la Conferencia Episcopal. La presentación de las denuncias ante el promotor normalmente calma la agresividad de los acusantes. Por respeto al P. Karadima no le pedí al promotor que lo interrogara; Él consideró que todo era absolutamente inverosímil. Como se trataba de hechos prescritos, cerré la investigación. Así quise protegerlos, consciente de que mi manera de proceder, si los acusadores llevasen algún día el caso a la prensa, se volcaría en contra de mí", reza el correo enviado por el cardenal Errázuriz.

Contador