La Iglesia chilena emite un manual para prevenir los abusos y lo retira horas más tarde para revisarlo

Una persona reza en la iglesia donde estaba uno de los abispos acusado de abusos
Reuters
Publicado 01/10/2018 18:36:43CET

   SANTIAGO, 1 Oct. (Notimérica) -

   La Iglesia chilena publicó en su página web hace unos días, un manual en el que se detallaban las normas a seguir para evitar abusos sexuales por parte de los religiosos a niños, adolescentes y personas con discapacidad. El documento ha durado pocas horas y se ha retirado para ser revisado.

   Desarrollado en nueve páginas, el texto llamado "Orientaciones que fomentan el buen trato y la sana convivencia pastoral" y dividido en siete capítulos, era un documento preliminar que debía alcanzar una versión definitiva para ponerse en marcha en abril de 2019.

   Por ejemplo, el Capítulo 3, que se refería a las muestras de afecto, rezaba que hay algunas formas inapropiadas de expresar afecto y cercanía y exponía como ejemplos "dar palmadas en los glúteos, tocar el área de los genitales" o "besar en la boca a los niños, niñas, adolescentes o personas vulnerables". Aunque dichas situaciones están contempladas en el artículo 365 --y siguientes-- del Código Penal como abusos sexuales.

   EL obispo Auxiliar de Santiago, monseñor Cristián Roncagliolo, ha explicado --con respecto a la retirada del documento-- que "hay errores, quizás parte de nuestro error es que nosotros quisimos traer cosas de otras culturas. Estamos reparándolo, a breve plazo vamos a poder ponerlo en conocimiento de la opinión pública y vamos a revisarlo, especialmente en algunos aspectos para decir con palabras muy nuestras lo que es delito es delito, lo que es crimen es crimen".

   El texto llega en un momento en el que la Fiscalía del país mantiene 126 causas abiertas por abusos sexuales contra menores cometidos por parte de la jerarquía católica. Esta crisis comenzó con la visita del papa Francisco a Chile el pasado mes de enero donde puso en duda la veracidad de las acusaciones de las víctimas.

   Francisco rectificó y decidió encargar una investigación. Invitó a algunas de las víctimas a su residencia para escuchar sus testimonios y convocó a la Conferencia Episcopal chilena al Vaticano para que los 34 obispos presentasen su renuncia.

   Entre los religiosos extranjeros investigados por abusos sexuales se encuentran ocho españoles, tres italianos, tres colombianos, dos irlandeses, un boliviano, un peruano, un filipino y un coreano. Abel Pérez, el español marista de 71 años de edad, es el que de más personas a abusado: al menos 16, según el medio español 'El País'.