Publicado 03/10/2015 12:27CET

Incautan en México más de una tonelada de tiburón

   MÉXICO DF, 3 Oct. (Notimérica) -

   La Policía Federal de México se ha incautado de más de una tonelada de carne de tiburón, especie que se encuentra en veda permanente de acuerdo a catálogo de especies de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

   La aprehensión se produjo cuando agentes federales realizaban un servicio de seguridad y vigilancia en el camino nacional de Tapanatepec-Talismán, en Chiapas.

   Allí detuvieron a un vehículo que transportaba, en el área asignada para la carga, más de una tonelada de tiburón.

   Al no contar con la documentación que amparase su legal procedencia, el conductor y lo asegurado fueron puestos a disposición de la Fiscalía del Ministerio Público de la Federación en Arriaga, Chiapas.

   La Policía Federal ha destacado que la sobreexplotación, el corte de aletas y la destrucción de su hábitat representan "un daño real para las poblaciones de tiburones", y ha animado a la población a proteger los recursos naturales, denunciando las infracciones al 088.

   VULNERABILIDAD DEL TIBURÓN.

   En el año 1998, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) organizó la consulta, entre otros temas, sobre la pesca de tiburón, y en el 23 periodo de sesiones del Comité de Pesca de la FAO, efectuado del 15 al 19 de febrero de 1999, y en donde el Gobierno de México tuvo participación activa, se aprobó el Plan de Acción Internacional para la Conservación y Ordenación de los Tiburones.

   Se trata de un instrumento de ordenación pesquera internacional de carácter voluntario, que tiene por objeto asegurar la conservación y ordenación de los tiburones y su aprovechamiento sostenible a largo plazo.

   En el año 2004, México elaboró y publicó el Plan de Acción Nacional para el Manejo y Conservación de Tiburones, Rayas y Especies Afines en México (PANMCT), en el marco del plan internacional de la FAO, en el cual se indican directrices y programas para el aprovechamiento y conservación de los tiburones y sentó las bases para definir posteriores regulaciones.

   En especial se menciona que el tiburón blanco es una especie prioritaria para la conservación; que las investigaciones biológico-pesqueras indican que es una especie de lento crecimiento, con bajo potencial reproductivo y gran longevidad, con poblaciones pequeñas que para duplicar su abundancia numérica requieren más de 14 años, por lo que es un recurso vulnerable.