Actualizado 10/04/2015 22:07 CET

Instagram tuvo problemas en su creación por el visado de su confudador

INSTAGRAM
Foto: PIXABAY

NUEVA YORK, 10 Abr. (Notimérica) -

   La red social Instagram tuvo problemas en su creación debido al visado de trabajo que no lograba recibir su cofundador brasileño, Miker Krieger, durante su estancia en Silicon Valley (EE.UU), hasta que el abogado de su compañero Kevin Systrom resolvió las grietas del complejo sistema migratorio del país y, con la legalidad laboral, la popular aplicación que permite compartir y editar fotografías pudo constituirse en tan sólo un par de semanas.

   Desde Brasil, Miker Krieger llegó a Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Stanforf con un visado de estudiante. Tras su graduación, consiguió un trabajo en Meebo, empresa entonces emergente de software (actualmente, bajo el control de Google) que lo ayudaría a lograr un visado H-1B. Este tipo tiene un rango especial y sólo está disponible para extranjeros de la industria tecnológica por constituir ésta un importante sector de la economía norteamericana.

   En 2009, Krieger obtuvo el visado H-1B y a los pocos meses comenzó a mantener contactos con Kevin Systrom-- cofundador de Instagram, oriundo de Estados Unidos-- en vistas a construir una nueva aplicación destinada a las redes sociales y que, finalmente, se lanzaría en 2010 bajo el nombre de Instagram.

   Los principales problemas técnicos que enfrentaron ambos jóvenes no estuvieron relacionados con la programación, sino con el transferir la H-1B de Krieger a la nueva empresa. En declaraciones a la agencia de noticias norteamericana 'Bloomberg', Krieger ha confesado que "las conversaciones con Systrom llegaron a un punto difícil" dada la complejidad de renovar el visado.

   "En momentos pensé en decir a Kevin que se olvidara de mí y encontrara a alguien más fácil de contratar", recordaba el cofundador de Instagram, quien tuvo que esperar tres para el visado que recibió gracias al abogado de Systroom.

   Durante esta espera, Krieger destinó la mayor parte de su tiempo en estudiar la ley de inmigración de Estados Unidos y visitar 'websites' como Trackitt.com, donde los usuarios comparten sus experiencias sobre el proceso de tramitación del visado. Los fundadores de Instagram tardaron en la primera fase de creación de la aplicación un par de semanas. A continuación sufrieron una parálisis de varios meses debido al visado del brasileño. Y, en abril de 2010, en calidad de ciudadanos legales, lanzaron en pocas semanas Instagram para iPhone.

   "Tardamos menos tiempo en crear Instagram del que me llevó conseguir mi visado de trabajo", dice Krieger. La aplicación fue un éxito de inmediato y, en abril de 2012, la red social de Facebook firmó la compra de la empresa por 1.000 millones de dólares.

   El caso de Miker Krieger es un problema común entre los inmigrantes que buscan trabajar legalmente en Estados Unidos. Debido la demanda de visados H-1B y la poca oferta del Gobierno, las solicitudes se reparten por un sorteo al que sólo pueden acceder un grupo de extranjeros altamente cualificados del sector tecnológico. El visado se obtiene por suerte y tiempo. Así que cada año, la oferta de visados supera su límite y miles de trabajadores inmigrantes selectos para puestos tecnológicos no puede ejercer legalmente su labor en Estados Unidos.

   Este año, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración admitió durante siete días las solicitudes de los visados, dada la cantidad de demandantes. Hace dos años, el servicio permaneció abierto sólo en el lapso de 5 días.

   Miker Krieger considera que la ley de inmigración necesita una gran reforma porque, a su juicio, los extranjeros son creadores de empleo y contribnuyen a la economía estadounidense.