Jessica Cisneros, solicitante de asilo en España: "En Nicaragua sigue el asedio, la persecución y el estado de terror"

La joven nicaragüense Jessica Cisneros,  activista y solicitante de asilo
CEAR
Publicado 12/02/2019 17:20:57CET

   MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La activista nicaragüense Jessica Cisneros, de 26 años, solicitó asilo en España en el año 2018 tras la "represión gubernamental" que sufre el país a raíz de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega. Su expediente es uno de los 78.710 casos que siguen pendientes de resolución. "En Nicaragua el asedio, la persecución y las amenazas a días de hoy continúan. Es un Estado de terror y de sitio", ha recalcado.

   Así lo ha manifestado en la rueda de prensa de presentación de los datos de solicitudes de asilo en 2018 recopilados por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que reflejan que España aceptó una de cada cuatro solicitudes de asilo. Así, el porcentaje de resoluciones favorables descendió de un 35% en 2017 al 24% en 2018.

   De acuerdo a estas cifras, hubo 1.365 solicitudes de asilo de personas procedentes de Nicaragua en 2018. En este sentido, la coordinadora de los servicios jurídicos de CEAR, Paloma Favieres, ha apuntado que se dio un "incremento" desde verano del pasado año, ya que es "cuando más evidente se hace la represión".

   Según los datos de CEAR, de las 78.710 peticiones pendientes de resolver que hay en la actualidad, un total de 1.380 son de ciudadanos nicaragüenses que, como Jessica, permanecen a la espera de que se resuelva su expediente de manera favorable o desfavorable.

   Jessica tiene 26 años y es graduada en Diseño Gráfico en la Universidad Centroamericana (UCA). Es activista y defensora de los derechos humanos en temas de inclusión y participación ciudadana de la juventud en las diferentes esferas sociales en Nicaragua.

   También es fundadora del Movimiento Cívico de Juventudes (MCJ), ha participado activamente en las protestas iniciadas en pasado mes de abril en Nicaragua, hasta que salió del país como parte de la Caravana Informativa de Solidaridad Internacional con la que ha visitado más de 10 países del ámbito europeo.

"DEJARLO TODO Y EMPEZAR DE NUEVO"

   "Yo no quería empezar con el proceso (de solicitud de asilo en España). Es dejar todo lo que había vivido, empezar nuevamente", ha afirmado, para después añadir que lo pensaba pese a saber que regresar a Nicaragua era peligroso por la violencia del país.

   Jessica, que empezó en agosto el proceso de protección internacional de la mano de CEAR, sostiene que "ha sido largo" y "complejo". "No es como uno quisiera. Te limita para poder trabajar de manera inmediata, acceder a estudios de alguna manera, acceder a otros tipos de beneficios", ha apostillado, insistiendo en que es necesario "desarrollar mucha paciencia".

   De momento permanece en España, a la espera de saber si le dará asilo o no. Desde territorio español, insiste en que el Gobierno de Nicaragua "está cometiendo crímenes de lesa humanidad", aunque "niegue esos crímenes" mientras "asesina a gente inocente".

    "En febrero cumplimos casi 10 meses de represión institucional por parte de la Policía Nacional y las fuerzas paramilitares --ha manifestado-- Estamos viviendo en Estado de terror por parte de poderes fácticos".

   "Estamos viviendo una guerra desigual porque el Estado se ha armado usando los poderes del Estado", ha dicho, recalcando que los exiliados son ya más de 50.000 y hay más de 1.000 desaparecidos.

Contador