Cómo Al Capone infringió la Ley Seca mediante Ciudad Juárez

Actualizado 17/09/2016 10:02:22 CET
Ley Seca de los años 20 en Estados Unidos
ORANGE COUNTRY ARCHIVES/WIKIMEDIA

   CIUDAD JUÁREZ, 17 Sep. (Notimérica) -

   Varios automóviles de lujo escoltados por una docena de hombres armados llegaron a Ciudad Juárez procedentes de El Paso, en Texas, sobre los años 20. La comitiva paró en el bar El Nuevo Trívoli, cerca de la frontera y, según cuenta la historia más popular, un hombre corpulento vestido con un traje de seda entró acompañado en el local.

   Algunos tomaron la presencia de este personaje como algo sin importancia, otros lo tomaron como algo importante pero todos coincidieron: el sujeto era Alphonse Gabriel Capone, conocido públicamente como Al Capone.

   El que fue uno de los mayores contrabandistas de licor de los Estados Unidos y una de las personas más buscadas de Chicago, se fijó en Ciudad Juárez, la mayor productora de whisky de todo México.

   La mercancía de la ciudad mexicana se traficaba de manera ilegal al mercado estadounidense, donde perduraba la prohibición del alcohol por la Ley Volstead, tanto por Al Capone como otros contrabandistas.

LA LEY SECA

   El historiador Jesús Vargas Valdez afirma que todo apunta a que "Ciudad Juárez jugó un papel determinante en el tráfico de alcoholes de Al Capone" y que la Ley Seca fue muy importante para el crecimiento de la ciudad de México.

   La fábrica más grande del país por aquella época, D.M Distillery Co., nació tras la Revolución Mexicana y la huida de miles de personas de los combates hacia Estados Unidos.

   Vargas afirma a 'BBC Mundo' que esta fue una herencia de los propietarios de las tierras locales a quienes no les gustaban las bebidas tradicionales y, de cierta manera, introdujeron el gusto por el vino y el whisky.

VIOLACIÓN DE LA LEY

   La Ley Seca aumentó la demanda de la bebida destilada en México, según cuenta el historiador Martín González en 'Breve historia de Ciudad Juárez', más de 400.000 estadounidenses visitaron la ciudad entre 1919 y 1920.

   Los soldados de Fort Bliss, situado en El Paso (Texas) "pasaban la línea todos los fines de semana y no solamente los soldados", afirma Vargas Valdez que "durante la Ley Seca floreció la vida nocturna, pero en grande".

   El contrabando de alcohol en la frontera y los peligros del mismo por la policía llevó a las bandas mexicanas a contratar a personas sin recursos para traficar a través del río. Los enfrentamientos en el río se recrudecieron y los traficantes protegían sus mercancías armados.

¿QUÉ SUCEDIÓ?

   Los contrabandistas estadounidenses, como Al Capone, cobraron importancia en la región y, como asegura Vargas, "el comercio de alcohol y la prostitución en Ciudad Juárez adquirieron una proyección enorme".

   Estos hechos marcaron la historia y rumbo de la ciudad, que años después vería sustituir a los contrabandistas por narcotraficantes con sus mismas rutas y técnicas.

   De esta manera, proliferaron los cárteles en la frontera entre México y Estados Unidos.