Actualizado 17/12/2015 22:29 CET

Liberan al coronel colombiano acusado por las desapariciones del Palacio de Justicia

Alfonso Plazas Vega
COLPRENSA

BOGOTÁ, 17 Dic. (Colprensa/Notimérica) -

   El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) de Colombia ha informado de la liberación del excoronel Alfonso Plazas Vega tras recibir la notificación sobre la decisión de la Corte Suprema de Justicia frente a la absolución y liberación inmediata del exoficial.

   Según el director del Inpec, general Jorge Ramírez, el proceso de liberación del exmilitar se produce después de realizar todos los trámites de seguridad y comprobar plenamente su identidad, y en ese sentido se hace efectiva la orden del alto tribunal.

   "En La Corte Suprema de Justicia emiten la boleta de libertad el 16 de diciembre, y el día de hoy hacemos efectiva la libertad del coronel Alfonso Plazas Vega", señaló el director del instituto.

   De esta forma, Plazas Vega, que llevaba ocho años detenido en la Escuela de Infantería en el Cantón Norte en Bogotá, queda en libertad al no tener una medida de aseguramiento vigente, tras la decisión de la Corte.

   "Los funcionarios de La Picota ya hicieron la boleta por parte del Inpec, seguidamente se realizaron las labores para corroborar que el coronel no es requerido por otra autoridad", explicó el general Ramírez.

   "Hubo un terrible montaje en mi contra y un atropello a todos mis derechos fundamentales,", dijo el excoronel del Ejército Alfonso Plazas Vega al recobrar su libertad. En breves declaraciones a la prensa, el exmilitar calificó como "satisfactorio poder mostrarle al pueblo colombiano hasta dónde puede llegar la ignominia en un país como el nuestro. En este papel se ve a un hombre con un número como el peor criminal para que 8 años y 5 meses después declaren mi inocencia”.

   El coronel ha conseguido librarse de una condena de 30 años de prisión por la toma del Palacio de Justicia en noviembre de 1985, una operación en la que el grupo guerrillero Movimiento 19 de abril (M-19) tomó el edificio y mantuvo, durante más de un día, a cerca de 350 personas retenidas, y que terminó con 98 muertos y al menos 11 personas desaparecidas.

   Después de una año de pleito, la sala ha reconocido que hay personas que desaparecieron en la toma, pero ha establecido que no hay pruebas que relacionen al coronel, entonces comandante de la Escuela de Caballería del Ejército Nacional, con los hechos.