López Obrador se ausenta del funeral por la gobernadora de Puebla en medio del clamor por una investigación

Publicado 26/12/2018 18:25:06CET
REUTERS / IMELDA MEDINA

   MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El funeral por la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y su marido y exgobernador del mismo estado, Rafael Moreno, que fallecieron en un accidente aéreo ocurrido en Nochebuena, se ha celebrado este miércoles con la destacada ausencia del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, al que han exigido una "investigación creíble".

   El helicóptero en el que viajaban Alonso y Moreno desde Puebla hacia Ciudad de México, junto a otras tres personas --los capitanes Roberto Coppe y Marco Antonio Tavera y Héctor Baltazar, asesor de Moreno en el Senado, donde ocupaba un escaño--, se estrelló el pasado lunes a la altura de la localidad poblana de Coronango sin dejar supervivientes.

   El Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenecían ambos, ha reclamado una investigación exhaustiva ante la sospecha de que podría tratarse de un ataque contra Alonso, que acababa de tomar posesión del cargo tras una batalla judicial que terminó ratificando su triunfo en las elecciones del 1 de julio.

   Alonso defendía su victoria electoral frente a Miguel Barbosa, candidato a la Gobernación de Puebla por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), fundado por López Obrador y con el que ganó los comicios presidenciales del pasado verano.

   Al funeral, celebrado en la Plaza de la Victoria del Parque Los Fuertes, ha acudido la clase política poblana, sobre todo miembros del PAN y del Partido Revolucionario Institucional (PRI). El único en hablar ha sido el jefe de la Oficina del Gobierno regional, Luis Banck, que ha reivindicado el legado de la pareja.

   Banck también ha aprovechado el momento para insistir en que "se lleve a cabo una investigación profesional e independiente, que no deje dudas de la causa del accidente". "Justicia", han gritado los simpatizantes del PAN, de acuerdo con el diario mexicano 'Milenio'.

   López Obrador ha optado por no ir y enviar a un representante del Gobierno federal. En la rueda de prensa que ofrece a diario desde Los Pinos, ha explicado que no era conveniente que acudiera porque "grupos neofascistas" habían convocado protestas por redes sociales.

   "Esto tiene que ver con los adversarios, no con todos. Son grupos neofascistas que están muy enojados por el triunfo de nuestro movimiento y tratan de mancharnos, tratan de afectarnos. No lo van a lograr, al contrario, por eso abordo esto con toda transparencia", ha dicho.

   El mandatario mexicano ha reiterado que se investigará lo ocurrido y ha indicado que se recurrirá a una instancia internacional de reconocido prestigio para eliminar cualquier sospecha. "Nunca jamás actuaríamos en contra de nadie", ha defendido, según informa 'El Universal'.

Para leer más