Actualizado 06/10/2015 15:52:57 +00:00 CET

Manny Pacquiao competirá por un escaño del Senado en Filipinas

   MANILA, 6 Oct. (Reuters/Notimérica) -

   El campeón mundial de boxeo y congresista filipino Manny Pacquiao se enfrentará al 'combate' más difícil de su trayectoria extradeportiva: buscará un escaño en el Senado en las elecciones locales del próximo año.

   'Pacman', que cumplirá 37 años en diciembre, competirá por uno de los escaños del Senado filipino que estarán en juego en los comicios del 9 de mayo de 2016. A pesar de haber recibido ofertas del Partido Liberal --el partido del actual presidente-- y de algunos partidos de la oposición, el propio Pacquiao afirmó que se presenta a las elecciones sin saber a qué partido representará. El sistema político en Filipinas es multipartidista y ha estado dominado durante mucho tiempo por poderosos clanes, así como por celebridades del cine y estrellas del deporte.

   La disputa se presenta complicada. El campeón del mundo no goza de una gran trayectoria como congresista --no ha defendido con éxito ninguna ley y se ha ausentado a varias sesiones en los últimos cinco años-- pero el analista político y profesor de Administraciones Públicas Prospero de Vera piensa que cuenta con una baza especial.

   Su historia de superación, de cómo se alzó desde la pobreza extrema para convertirse en el congresista más adinerado del país, ha cautivado a millones de personas en su país natal. Además, en Filipinas, a menudo los candidatos ganan por su fama y dinero más que por su preparación política.

   En caso de tener éxito en esta nueva etapa, podría ser el comienzo de una próspera carrera política, pues el puesto de senador es considerado en Filipinas como la antesala para aspirar a la presidencia del país. Pero el boxeador se muestra cauto, asegurando que "los pensamientos sobre la presidencia son meramente aspiracionales". De este modo, si llegara a decidirse, su carrera presidencial comenzaría en 2022, pues según la ley no puede optar a dicho puesto hasta los 40 años.

   Los combates de boxeo de Pacquiao a menudo paralizan el país. Rebeldes maoístas y extremistas islamistas que luchan contra las fuerzas gubernamentales en el sur del país incluso han hecho un alto al fuego para ver las transmisiones de sus peleas.

   Pacquiao perdió en mayo pasado la pelea más lucrativa de la historia del boxeo ante el estadounidense Floyd Mayweather. El combate catapultó a ambos boxeadores en la lista de las 100 celebridades mejor pagadas del mundo, según 'Forbes'.