Más de 1.200 jóvenes pertenecen a bandas latinas en Madrid, según el Centro de Ayuda Cristiano

Publicado 29/06/2019 10:11:50CET
Pandilleros salvadoreños
Pandilleros salvadoreñosREUTERS

   MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   Más de 1.200 jóvenes pertenecen a bandas latinas en Madrid, según el último informe realizado por el Centro de Ayuda Cristina de Madrid, que desvela un "repunte significativo" de las actividades de jóvenes a partir de los 13 años de edad pertenecientes a bandas latinas.

   Sin embargo, según datos de la Policía Nacional, hay unos 250 miembros de bandas latinas activos fichados en la región, una cifra que se mantiene estable en los últimos años.

   Eso sí, según la última memoria de la Fiscalía de Madrid correspondiente a 2017, ese año se incrementaron las diligencias incoadas por delitos de lesiones entre bandas rivales (2.458 frente a 2.283 en el año 2016) con uso de instrumento peligroso (295), organización criminal (14, frente a 9 en 2016), tenencia ilícita de armas (39 registros) y riñas tumultuarias (31).

   En la actualidad, tres son las principales pandillas juveniles que se disputan territorio: los Trinitarios, los Dominican Don't Play (DDP) y los Ñetas. Los Trinitarios es la banda juvenil más numerosa, con unos 500 miembros de 'capítulos' o 'coros', según su jerga propia), seguida de los DDP con unos 200 jóvenes y de los Ñetas, que suman algo más de un centenar. Las dos primeras bandas latinas han crecido en los últimos años tras la desarticulación de los Latin King hace pocos años.

   La composición por nacionalidades varía. Los Trinitarios suelen reunir a adolescentes exclusivamente dominicanos; los DDT a dominicanos, colombianos y en menor medida ecuatorianos; y los Ñetas a puertorriqueños, haitianos, dominicanos y a algunos colombianos. Los Trinitarios usan vestimenta con colores verde y blanco, los DDT azul y rojo, y los Ñetas blanco, azul y rojo.

DIFICULTAD PARA DEJAR LA BANDA

   Según el mismo informe, en la actualidad son varios los jóvenes de la Comunidad de Madrid que están intentando salir de sus respectivos clanes, aunque con extrema dificultad.

   "Después de demostrar su valentía en diferentes pruebas y de asumir que la banda es su nueva familia, el panderillero entra en una espiral de la que es complicadísimo salir con riesgo real de su vida. Vive en una estructura jerárquica con absoluta obediencia. Nuestro Centro de Ayuda Cristiano, que reúne a unas 4.000 personas mayoritariamente de origen latino, intenta transformar sus vidas animándoles con la ayuda de otros jóvenes a que descubran otros valores", afirma el pastor Alberto Díaz.