3 de mayo: Día Mundial de la Libertad de Prensa, el miedo de ejercer periodismo en Iberoamérica

3 De Mayo: Día Mundial De La Libertad De Prensa, El Miedo De Ejercer Periodismo En Iberoamérica
REUTERS/ JORGE LÓPEZ
Publicado 03/05/2019 1:35:53CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 3 May. (Notimérica) -

   El periodismo en la región iberoamericana representa un oficio y, además, una condena. Una pena impuesta por la ética del buen hacer y del deber social del profesional de la información que no solo lucha contra la impunidad y la censura, también contra la violencia que se ejerce sobre ellos.

   Hoy, los 'supervivientes' de la profesión se unen al recordatorio de los ideales proclamados por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1993 en el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Lejos de ser una celebración en la región, este día sirve a los periodistas iberoamericanos para continuar con su lucha contra los constantes atentados a la independencia de los medios de comunicación y rendir homenaje a todos aquellos cuya labor profesional ha acabado quitándoles la vida.

   A pesar de lo que pueda parecer, en pleno siglo XXI la libertad de prensa sigue siendo "parcialmente" existente en la mayor parte de los países de la región. La ligera mejora observada en América Latina en la edición anterior de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF) duró poco.

   El ambiente en que trabajan los periodistas de la región es cada vez más hostil y quienes cubren asuntos delicados suelen sufrir violentos ataques, intimidaciones y todo tipo de presiones. En 2018, durante las elecciones celebradas en México (144º, +3), Brasil (105º, -3), Venezuela (148º, -5), Paraguay (99º, +8), Colombia (129º, +1), El Salvador (81º, -15) y Cuba (169º, +3), se registró un aumento de las agresiones a periodistas. La mayoría, perpetradas por políticos, funcionarios y militantes de partidos (a través de internet). Estos incidentes contribuyeron a crear un clima generalizado de desconfianza, y a veces de odio, hacia la prensa.

Nicaragua se hunde: cae 24 posiciones y se sitúa en el puesto 114 de la Clasificación, el mayor retroceso registrado en el continente americano.

   La situación también es muy preocupante en Venezuela (148º), que baja cinco puestos y se acerca peligrosamente a la zona negra de la Clasificación.

   El hecho de que Cuba ascienda tres posiciones en la Clasificación se debe sobre todo a que la cobertura de internet ha mejorado progresivamente en la isla, lo que permite que las voces independientes y los blogueros sean escuchados.

Brasil se acerca a la zona roja. Cae tres posiciones en la Clasificación y ahora se sitúa en el puesto 105. 2018 fue un año muy turbulento en este país: cuatro periodistas fueron asesinatos y aumentó aún más la vulnerabilidad de los reporteros independientes

   La situación de Bolivia (113º, -3) no es menos alarmante. Siguiendo el modelo cubano, el gobierno del presidente Evo Morales, en el poder desde 2006, controla la información, censura y hace callar a las voces más críticas del país, lo que genera una fuerte autocensura entre los periodistas.

   En medio de este sombrío panorama regional, Costa Rica sigue siendo una excepción y es el país mejor calificado del continente, en el 10º lugar de la Clasificación.

   Sin embargo, la gravedad del asunto reside, principalmente, en la demostración más radical del intento de silencio que se ejerce hacia los periodistas: el asesinato de profesionales de la información en la región.

Contador