Los médicos recomiendan a Bolsonaro que no retome la campaña

Jair Bolsonaro
REUTERS / MARCELO TEIXEIRA
Actualizado 11/10/2018 9:02:49 CET

   SAO PAULO, 10 Oct. (Reuters/EP) -

   El líder ultraderechista Jair Bolsonaro tendrá que someterse a una segunda intervención quirúrgica en diciembre, a causa de la puñalada que recibió en pleno mitin, por lo que sus médicos le han recomendado que se ausente también de los actos electorales en la recta final de los comicios presidenciales.

   El equipo médico de Bolsonaro ha emitido este miércoles un nuevo parte en el que indican que el líder del Partido Social Liberal (PSL) aún está demasiado débil como para retomar totalmente las actividades electorales, lo que significa que podría perderse el debate electoral del viernes, aunque el jueves será examinado de nuevo.

   En cualquier caso, los médicos han asegurado que tendrá que volver a pasar por quirófano a final de año, una vez concluido el proceso electoral, tras lo cual necesitará al menos quince días de reposo. La toma de posesión de los presidentes de Brasil se celebra el 1 de enero, por lo que, si gana, podría estar recuperado para esa fecha.

   El 6 de septiembre un perturbado apuñaló a Bolsonaro en el abdomen en un acto electoral en la localidad de Juiz de Fora, en el estado brasileño de Minas Gerais. El líder del Partido Social Liberal (PSL) quedó incapacitado para el resto de la campaña. Abandonó el hospital tan solo una semana antes de que se celebrara la primera vuelta.

   "No le perdono. Si dependiera de mí, se pudriría en la cárcel", ha declarado Bolsonaro este mismo miércoles. "Estoy vivo de milagro", ha subrayado, destacando sin embargo que este suceso le ha dado "una energía muy fuerte", según informa la Agencia Brasil.

   El candidato presidencial ha aprovechado su experiencia personal para defender el cumplimiento íntegro de las penas. "Los criminales deben pudrirse en la cárcel (...) Como no podemos condenar a nadie a cadena perpetua, por lo menos que cumplan 30 años", ha sostenido.

   Bolsonaro, de 63 años, fue el candidato más votado en la primera vuelta del 7 de octubre. Se quedó a cuatro puntos de sumar el 50 por ciento de los votos que le habrían catapultado directamente al Palacio de Planalto. El próximo 28 de octubre se medirá en una segunda vuelta con el izquierdista Fernando Haddad.

Contador