Publicado 02/10/2015 19:40CET

'Megateo', el líder guerrillero al que mataron dos veces

COLOMBIA, 2 Oct. (Colprensa/Notimérica) -

El jefe de finanzas del Ejército de Liberación Popular (EPL) y uno de los hombres más buscados en Colombia, Víctor Ramón Navarro alias 'Megateo', ha fallecido finalmente este viernes en un operativo militar llevado a cabo por el Ejército en la zona rural de el Hacarí, Norte de Santander, noreste de Colombia.

Pero no es la primera vez que anuncian la muerte del narcotraficante y guerrillero, ya que el pasado 16 de agosto las autoridades informaron de que 'Megateo' había fallecido después de que se bombardeara una localización en la creían que se encontraba. Sin embargo, el jefe de la Policía colombiana, el general Rodolfo Palomino, acabó admitiendo que podría haber sobrevivido al bombardeo ya que no habían localizado el cadáver.

Tampoco era la primera vez que 'Megateo' conseguía burlar a las autoridades. En 2008 dos hombres pertenecientes al círculo del capo lograron drogarlo y montarlo en la camioneta de dos detectives del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), pero, dentro de lo que aún se considera un misterio, 'Megateo' desapareció en algún punto de la ruta en Norte de Santander.

Este viernes, según han informado las autoridades, el líder guerrillero ha perdido la vida al activarse los explosivos que transportaba su grupo, quienes huían de tropas militares, según fuentes citadas por la emisora Caracol Radio. Además de 'Megateo', también murieron varias personas más.

EL ROBIN HOOD DEL NARCOTRÁFICO.

Uno de los más grandes capos del narcotráfico hasta la madrugada de este viernes, era reconocido porque actuaba bajo una fachada similar a la del personaje de Robin Hood.

El comandante del EPL de 38 años de edad llevaba personalmente las compras a personas de la tercera edad, quienes vivían en veredas apartadas, además de repartir útiles escolares y dar regalos de navidad para personas de escasos recursos.

Alias 'Megateo', junto a los hombres bajo su mando, controlaba un territorio calculado en unos 3.460 kilómetros cuadrados que copaba en su mayoría con cultivos de coca. A este territorio se sumaban siete poblados ubicados en una zona de frontera entre Colombia y Venezuela, y era para muchos el amo y señor del Catatumbo.

EL CAPO DE CAPOS.

Su poder lo llevó a tener influencia en las guerrillas de la zona, y ser cercano a narcos y bandas criminales, integradas por exparamilitares que no se desmovilizaron hace diez años. La suma de estos factores generó un peligroso cóctel de delincuencia dedicado al sicariato y al tráfico de narcóticos.

Por este narcotraficante, el Estado colombiano ofrecía una recompensa de 2.000 millones de pesos (661.000 dólares), cantidad que se sumaba a los cinco millones de dólares que propuso Estados Unidos para lograr su captura. El capo era requerido por una corte del Estado de Florida (Estados Unidos) que lo requería en extradición por homicidio, rebelión, narcotráfico, secuestro y terrorismo.

LOS DELITOS.

El primer hecho delictivo en el que aparece su nombre relacionado data de noviembre de 2001, cuando ordenó el secuestro del grupo musical del cantante Alfredo Gutiérrez.

En agosto de 2005, 'Megateo' participó en el ataque a una patrulla de la Policía de Ábrego que dejó como resultado cuatro uniformados muertos y un vehículo incinerado.

Un año más tarde, en abril de 2006, ordenó el asesinato de 10 detectives del desaparecido DAS, 6 soldados y un informante que iban en su búsqueda.

En 2008 tuvo lugar el suceso más misterioso. Dos hombres pertenecientes al círculo de seguridad del capo lograron drogarlo junto a uno de sus escoltas. Pretendían entregárselo al DAS a cambio de la recompensa que las autoridades colombianas ofrecían por su captura.

La entrega de 'Megateo' y su escolta se dio a las afueras de Ocaña, donde dos detectives de esa institución los montaron en el platón de una camioneta con el fin de llevarlo a la capital de Norte de Santander. Sin embargo, y dentro de lo que todavía se considera como un misterio, el guerrillero desapareció en algún punto del trayecto.

Los detectives encargados de su custodia manifestaron en ese entonces que, al intentar recapturarlo, sus armas se habían encasquillado y no habían podido detenerlo cuando este se internó en la maleza.

A partir de ahí, 'Megateo' se dedicó exclusivamente al narcotráfico, dejando la confrontación armada con las autoridades a un grupo de hombres que se presentan como miembros del frente Libardo Mora Toro, de la casi desaparecida guerrilla del EPL.