Actualizado 03/10/2015 19:04 CET

Al menos 19 muertos en el bombardeo de EEUU sobre hospital de MSF en Kunduz

   MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Al menos 19 personas han muerto y otras 37 han resultado heridas en el bombardeo de la aviación de Estados Unidos sobre el hospital de Médicos Sin Fronteras en la ciudad afgana de Kunduz (norte), según el último balance de la propia organización, en lo que el Ejército estadounidense consideró como posible "daño colateral" en la lucha por expulsar a los insurgentes talibanes del país.

   Entre los muertos hay 9 trabajadores de Médicos Sin Fronteras y 7 pacientes, entre ellos tres niños. Entre los heridos hay 19 trabajadores de MSF --5 de ellos en estado crítico--, además de 18 pacientes y cuidadores.

   El hospital fue objeto de un ataque aéreo estadounidense en torno a las 2.10 horas de esta madrugada a pesar de que desde MSF aseguran que habían enviado hace días las coordenadas GPS del hospital tanto a la OTAN como a las autoridades afganas.

   Desde MSF denuncian que el bombardeo continuó "durante 30 minutos después de que se informara a responsables militares de Kabul y Washington" y han pedido una respuesta "urgente" para comprender lo ocurrido.

   El Ejército estadounidense prometió que investigaría el incidente, que podría renovar las preocupaciones sobre el uso de su poder aéreo en el conflicto.

   Fuerzas del Gobierno afgano respaldadas por el poder aéreo estadounidense han luchado por expulsar a los talibanes de la capital provincial del norte del país desde que los milicianos la capturaron hace pocos días, en la mayor victoria de los insurgentes en casi 14 años.

   Khodaidad, residente de la zona, dijo a Reuters que los talibanes utilizaron los edificios del hospital para cubrirse durante los combates del viernes.

   "Pude escuchar el sonido de numerosos disparos, explosiones y aviones sobrevolando durante toda la noche", sostuvo. "Hubo varias explosiones enormes y sonaba como si el techo fuera a caer sobre mi".

   El hospital de MSF en Kunduz es el único centro sanitario con capacidad para traumatismos graves que funciona en el noreste de Afganistán. Ha tratado a caso 400 personas en los últimos días, marcados por la ofensiva talibán que permitió a los insurgentes hacerse con el control de la ciudad de Kunduz.

  "Estamos profundamente consternados por el ataque, el asesinato de nuestro personal y de los pacientes y el grave daño que sufrió que sufrió la asistencia sanitaria en Kunduz", dijo el director de operaciones del grupo de ayuda, Bart Janssens, en un comunicado.

   La embajada de Estados Unidos en Kabul dijo en un comunicado que siente pesar por los individuos y familias afectados por este trágico incidente".

   El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que estaba "profundamente conmocionado" por el ataque.

   Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha denunciado el carácter "posiblemente criminal" del bombardeo, que ha calificado de "trágico, inexcusabe e incluso posiblemente criminal" este ataque aéreo. Además, Al Hussein ha pedido una investigación sobre lo ocurrido.