México.- El 69% de los mexicanos está descontento con la democracia en su país por la corrupción y los abusos de poder

Actualizado 09/03/2010 19:52:20 CET

MÉXICO DF, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 69 por ciento de los mexicanos admite estar descontento con el funcionamiento de la democracia en el país debido a los abusos de poder y a la corrupción, según recoge la encuesta realizada por Berumen y Asociados por encargo del diario 'El Universal' y publicada este martes.

Cerca del 56 por ciento de los encuestados afirmaron que la situación política del país norteamericano en estos momentos es 'inestable' o 'muy inestable' y señalaron entre las principales causas los abusos de poder, la corrupción y las promesas incumplidas, así como el funcionamiento interno de los partidos y su relación con las instituciones del Estado.

No obstante, pese al escepticismo de la población acerca de la maquinaria democrática el 72 por ciento de los interrogados admitió que ésta es preferible a otras formas de Gobierno.

En este sentido, señalaron que rechazarían el ascenso al poder de un dictador aunque éste resolviera los problemas económicos del país y garantizara un puesto de trabajo a cada uno de los ciudadanos.

Académicos y analistas consultados indicaron que el desencanto de la población con el sistema democrático es fruto del comportamiento de la clase política del país. "Hay una corresponsabilidad de todos los actores políticos y aunque se ha culpado a los partidos y al Congreso el Ejecutivo también tiene una gran dosis de responsabilidad", dijo Lorenzo Córdova del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

También influyen cuestiones como la postergación de la reforma estatal y la persistencia de una estructura política inadecuada, especialmente de la continuidad del sistema presidencialista.

"No hay estabilidad porque no hay acuerdos a largo plazo, tenemos sólo acuerdos coyunturales que tienden a fracasar en manos de políticos inexpertos. Hay una mala operatividad de la política, manejada desde el presidencialismo", destacó José Fernández Santillán del Instituto Tecnológico de Monterrey.

En opinión de Francisco Valdés Ugalde, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el distanciamiento entre la esfera política y la social obedece a la incapacidad de las autoridades para situar a los ciudadanos como beneficiarios de la acción política "tal y como debe ser en democracia".