Actualizado 08/11/2006 15:25:41 +00:00 CET

México.- La APPO exige el cese de las "agresiones" y la liberación de 60 detenidos para dialogar con el Gobierno de Fox

CIUDAD DE MÉXICO, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) exigió hoy el cese "inmediato" de las "agresiones" a sus miembros, el restablecimiento de la señal de 'Radio Universidad', la liberación de más de 60 "presos políticos" y la presentación con vida de 30 personas que están desaparecidas como condiciones previas para reanudar el diálogo con el Gobierno federal.

En rueda de prensa, Florentino López, Roberto García Lucero y Rosendo Ramírez Sánchez, miembros de la dirección de la APPO, informaron que su movimiento reitera, además, su exigencia de que en la mesa de diálogo esté presente el presidente del país, Vicente Fox, según informa el diario local 'El Universal'.

Asimismo, insistieron en reclamar el acuartelamiento de los efectivos de las policías estatal y municipales, así como la destitución de los altos mandos de esas corporaciones y del secretario general de Gobierno de Oaxaca, Heliodoro Díaz, y de la procuradora general de Justicia del estado, Lizbeth Caña Cadeza.

Los dirigentes de la APPO anunciaron que el mañana harán llegar al subsecretario de Gobernación, Arturo Chávez, las condiciones que exigen para volver a la mesa de diálogo con el Gobierno federal, las cuales serán enviadas a través de una comisión de intermediación integrada por miembros de la organización independiente Serapaz y del arzobispo de Oaxaca, monseñor José Luis Chávez Botello.

La APPO denunció ayer que cuatro miembros de su organización fueron detenidos por desconocidos, y calificaron de "acción intimidatoria y provocadora" los destrozos en el domicilio de Gilberto Hernández, miembro de la comisión jurídica de la APPO, quien ha participado en las iniciativas para liberar a los presos políticos.

Por ello, los dirigentes de la Asamblea señalaron que no se podrá reanudar una mesa de diálogo con el Gobierno federal mientras no cesen las "agresiones", e indicaron que, mientras tanto, continuará el plan de acción llevado a cabo hasta ahora.