Publicado 25/07/2020 06:07CET

México.- Ciudad de México tipifica como delito las terapias de conversión

Bandera arcoíris símbolo del colectivo LGTBI
Bandera arcoíris símbolo del colectivo LGTBI - PIXABAY - Archivo

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de Ciudad de México, la capital de México, ha aprobado este viernes reformar el Código Penal para tipificar como delito los tratamientos, terapias o servicios que pretenden corregir la orientación sexual, identidad o expresión de género, llamadas terapias de conversión.

La iniciativa se ha aprobado con 49 votos a favor, nueve en contra y cinco abstenciones, según ha informado el Congreso de Ciudad de México en un comunicado en el que ha recordado que la iniciativa fue presentada en 2018 por el diputado Temístocles Villanueva, de MORENA.

El dictamen define las terapias de conversión como "aquellas prácticas consistentes en sesiones psicológicas, psiquiátricas, métodos o tratamientos que tengan por objeto modificar, obstaculizar, o menoscabar la expresión o identidad de género, así como la orientación sexual de la persona", ha explicado el presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, Eduardo Santillán.

Así, cualquiera de estas terapias de conversión que utilicen métodos violentos de manera física, moral o psicoemocional con tratos crueles y denigrantes en contra de la dignidad humana conllevará una pena de prisión de entre dos y cinco años de cárcel.

El delito se perseguirá por querella y el proyecto protege adicionalmente a los menores de edad, ya que en este caso el delito se perseguirá mediante una denuncia.

Santillán ha advertido de que la iniciativa no criminaliza el acompañamiento que se hace respetando la voluntad de la persona y explica de manera precisa que ninguna preferencia u orientación sexual puede tratarse como una enfermedad.

También ha enfatizado que el dictamen salvaguarda el derecho al libre desarrollo de la personalidad y también la práctica médica profesional y el acompañamiento espiritual y religioso, respetando la voluntad de la persona.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género del Congreso de Ciudad de México, Paula Soto Maldonado, ha criticado que las terapias de conversión violan el consentimiento informado, emplean violencia física, psicoemocional y atentan contra la dignidad humana.

"Es una acción violenta en contra de una persona y representan una amenaza para la salud, estigmatiza la homosexualidad y son consideradas poco éticas", ha dicho.