Actualizado 13/11/2015 21:29 CET

La Marina mexicana accede a indemnizar a una víctima de tortura

Marina
SEMAR

MÉXICO DF, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Marina de México ha accedido a indemnizar a Óscar Valle, que fue torturado por miembros de este cuerpo militar hace cuatro años como sospechoso de narcotráfico, en un caso que podría sentar un precedente para las fuerzas mexicanas.

   Valle, médico de profesión, fue torturado por militares para arrancarle una confesión a la que no llegaron, aunque sí le precipitaron hacia un proceso penal que le tuvo 21 meses encarcelado hasta demostrarse que era inocente.

   Los padres de Valle, que han llevado la defensa jurídica de su hijo al ser los dos abogados, se reunieron el jueves con representantes de la Contraloría de la Marina para intentar alcanzar un acuerdo amistoso, antes de llevarlo a los tribunales.

   Guadalupe Sánchez, la madre, ha explicado que pretenden evitar la vía litigiosa por el perfil de los dos uniformados que torturaron a su hijo, que se amparan en que "recibieron órdenes de sus superiores. "Hablé con ellos en alguna de las audiencias y me quedó claro que son padres de familia", ha dicho.

   De la reunión surgió un acuerdo que Sánchez ha calificado de beneficioso porque  incluye, además de una indemnización por los daños físicos, un tratamiento psicológico para Valle y un coche para que pueda trasladarse de Veracruz a Ciudad de México, sede del asunto.

   "El acuerdo principal es que la Marina se pondrá de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos para que ésta emita una recomendación y proceda a la indemnización que estamos pidiendo", ha detallado.

   "No se habló de cantidades porque en ese tema estamos en pañales. La propuesta fue que el monto se determinará equiparando (el caso) a un accidente de trabajo, con fundamento en la Ley Patrimonial, no en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas", ha añadido.

   A pesar de la confianza de los padres, Sánchez ha confesado que su hijo aún es escéptico, porque cree que la Marina eludirá de alguna forma el acuerdo. En ese caso, ha advertido la madre, acudirán a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

   "Estuve muerto casi dos años, a punto de desear que me hubieran matado, porque es muy duro levantarse después de estar en la mierda. No hay dinero que compense la infamia que viví, me quitaron todo lo que tenía: mi carrera, mi familia, mi vida amorosa", dijo Valle en una entrevista al diario mexicano 'Milenio'.