México.- Los naúfragos aceptan someterse al detector de mentiras para demostrar que no son 'narcos' y que no hay montaje

Actualizado 25/08/2006 21:50:00 CET

MEXICO DF, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Lucio Rendón Becerra, Salvador Ordóñez Vázquez y Jesús Eduardo Vidana López, los tres náufragos que pasaron nueve meses en alta mar, han aceptado someterse a un detector de mentiras para que su historia sea comprobada, ante las preguntas insistentes de los medios sobre versiones que les ligan con el narcotráfico y a un supuesto montaje.

Los tres náufragos ofrecieron esta mañana, a su llegada a México, una multitudinaria rueda de prensa en la que se mostraron dispuestos a someterse al detector de mentiras. Cuirosamente, en ese momento personal del Ministerio de Relaciones Exteriores intervino para parar la conferencia de prensa.

Las respuestas de los tres náufragos fueron entrecortadas, muy escuetas, pero sobre todo apegadas a las primeras versiones que habían dado. "A los que no nos creen yo les digo que ojalá no les pase a ellos lo que nos pasó a nosotros. Si no nos creen. Allá ellos. Yo le agradezco a Dios estar aquí", dijo Lucio Rendón.

Previamente, ante le pregunta de cómo pudieron comer aves a más de 8.000 kilómetros de costas mexicanas, aseguraron que también están "sorprendidos" de que patos y gaviotas llegaran hasta su embarcación. Además, aseguraron que la forma en que las cazaban era por la noche, que las aves se posaban en la proa y Salvador era quien las cazaba.

Los tres náufragos ofrecieron esta mañana, a su llegada a México, una multitudinaria rueda de prensa en la que lucían pulcros, las uñas recortadas y cortes de pelo a su gusto. Aseguran que no dieron aviso a la capitanía de puerto porque no eran capitanes de la embarcación, y habría que preguntarle a "Juan", que falleció durante la travesía.

Cuestionados sobre su estado de salud y su aspecto tan bueno, que no concuerda con personas que han permanecido a la deriva en el mar por nueve meses y nueve días, respondieron que el trato que se les dio en el barco atunero taiwanés por once días fue lo que los hizo recuperarse, según informa la prensa local.