Actualizado 16/11/2006 17:14:42 +00:00 CET

México.- Nueve de los 17 municipios del estado de Tabasco están señalados como focos de crimen organizado y narcotráfico

CIUDAD DE MÉXICO, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Procuraduría General de la República (PGR) de México señaló hoy a nueve de los 17 municipios del estado de Tabasco como focos de tráfico de drogas, armas e indocumentados que agrupa al crimen organizado en la región.

En este escenario, el alcalde de Huimanguillo, Walter Ramírez Herrera --perteneciente al Partido de la Revolución Democrática (PRD)--, fue asesinado ayer tras recibir 44 impactos de fusil R-15 cuando llegaba a su rancho.

El procurador de Tabasco, Ángel Mario Balcázar Martínez, evitó adelantar indicios sobre el móvil del crimen, pero lo contextualizó en el marco de las ejecuciones y la presencia de grupos de narcotraficantes en la región.

Además, lo relacionó con los crímenes en los que estuvo involucrado el ex director de Seguridad Pública municipal de Huimanguillo Anicasio Pérez Malpica, actualmente en paradero desconocido, según informa el diario local 'El Universal'.

En el Programa Regional de Procuración de Justicia Zona Sur-Sureste, la PGR destaca que uno de los municipios donde las operaciones de tráfico de drogas a pequeña escala se han incrementado ha sido Huimanguillo.

El documento señala que la ubicación geográfica de la localidad "la convierte en un punto importante para los traficantes de armas, drogas e indocumentados, debido a que es paso obligado hacia otros puntos del territorio mexicano, además de las condiciones de aislamiento de la mayor parte de la zona fronteriza".

Asimismo, el texto agrega que "el estado tiene características físicas propicias para el tráfico de drogas, principalmente en la zona sur".

FALLO DE LOS SISTEMAS DE INTELIGENCIA

En Michoacán, el procurador general de la República, Daniel Cabeza de Vaca, reconoció que los sistemas de inteligencia han fallado. En la gira de trabajo por la región, en la que 24 horas antes fueron asesinados seis agentes estatales, admitió que se ha llegado tarde para evitar una ola de homicidios en el país.

Cabeza de Vaca reveló que ya se ha elaborado un plan de acción con blancos definidos en Aguililla --donde ocurrieron las ejecuciones-- y otros municipios de Michoacán, en el que participarán efectivos del Ejército y de la Policía Federal Preventiva (PFP).

Por otro lado, un comando de al menos 50 personas atacó tres poblados del municipio de Mocorito, en el estado de Sinaloa, dejando un saldo de 20 viviendas y 22 vehículos destruidos. Según las investigaciones, el grupo se desplazó en 15 coches y sometió a pobladores con bombas molotov y rifles AK-47 y AR-15.

Ernesto Cebreros Murillo, secretario de Seguridad Pública del estado, informó que miembros del Ejército, policías locales y de la Agencia Federal de Investigación (AFI) fueron desplazados a esa región. Distintas versiones señalan que los sicarios buscaban a un hombre a quien se atribuye la ejecución de un miembro del cártel de Sinaloa.