Actualizado 28/10/2006 2:04:05 +00:00 CET

México.- Un periodista estadounidense muere y otras seis personas resultan heridas en varios tiroteos en Oaxaca

OAXACA (MÉXICO), 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un reportero gráfico, al parecer de nacionalidad estadounidense, murió el viernes como resultado de una herida de bala en el abdomen causada durante uno de los tiroteos registrados en el municipio de Santa Lucía del Camino, en el estado mexicano de Oaxaca. La víctima fue identificada como Bradley Wheyler, cámara de la empresa 'Indimedia'.

Tras el tiroteo en Santa Lucía del Camino, seis personas, tres mujeres y tres hombres, resultaron heridas de diversa consideración, por lo que fueron trasladadas en vehículos particulares a varias clínicas privadas, según informa el diario local 'El Universal'.

Mientras tanto, la ciudad de Oaxaca se encuentra sumida en un auténtico caos y tensión, ya que también se registraron tiroteos. Uno de ellos ocurrió en un violento barrio de Oaxaca, cuyos habitantes han tratado de retirar una barricada colocada por los manifestantes. El otro ocurrió ante la oficina del procurador general de justicia de la entidad.

Simpatizantes de la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) se reagruparon detrás de la Procuraduría y se armaron con palos, piedras y tubos. Minutos antes, se pudo ver a varios jóvenes transportando cajas de refresco con botellas llenas de gasolina para ser utilizadas como cócteles molotov.

Se desconoce quiénes abrieron fuego en ambos casos, pero los enfrentamientos parecen ser protagonizados por residentes locales y manifestantes que exigen la renuncia del gobernador del estado, Ulises Ruiz, según indicaron fuentes policiales.

Los manifestantes mantienen bajo su control esta ciudad mexicana desde el pasado mes de junio, construyendo barricadas, expulsando a la policía y quemando autobuses. Acusan al jefe del Ejecutivo regional de fraude para ganar las elecciones de 2004 y usar a grupos de sicarios contra sus oponentes.

BARRICADAS Y BLOQUEOS DE CARRETERAS

Las protestas se reanudaron el viernes con bloqueos en las carreteras de acceso al estado, mientras maestros condicionan la reanudación de clases a que el Gobierno les dé garantías de seguridad y libere a manifestantes encarcelados.

Miembros de la APPO, que junto con los profesores mantienen sitiada la capital estatal, tomaron dos de las cuatro carreteras que entran a la ciudad y reforzaron barricadas en algunas calles en acciones que, según dijeron, durarán 24 horas con el fin de presionar la salida del gobernador.

Los bloqueos se reanudaron un día después de que representantes de los 70.000 maestros sindicalizados de Oaxaca se manifestaran por reanudar las clases suspendidas el pasado mayo y que han afectado a 1,3 millones de estudiantes.

Tras una asamblea de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), 31.078 maestros votaron a favor del regreso a las clases y 20.387 en contra. Sin embargo, entrada la noche se informó que para volver a las aulas el Gobierno federal debe liberar a cuatro manifestantes detenidos y cancelar cualquier orden de aprehensión.

Los maestros comenzaron sus bloqueos en la capital de Oaxaca en mayo para pedir mejoras laborales, pero después de que en junio la policía estatal intentara impedir por la fuerza una manifestación, las protestas se ampliaron y se unieron a ellos organizaciones sociales agrupadas en la APPO.