México.- El sindicato de profesores en Oaxaca anula su decisión y volverá a reunirse para decidir la vuelta a las aulas

Actualizado 22/10/2006 20:38:30 CET

OAXACA (MÉXICO), 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) decidió hoy dar marcha atrás en su decisión de regresar a las aulas mañana, lunes, y convocó una nueva asamblea para el lunes y martes cuyos resultados se darán a conocer el próximo jueves, día 26.

Poco antes de las tres de la pasada madrugada (diez de la mañana, hora peninsular española), la asamblea decidió, después de 14 horas de reunión, 25.692 votos a favor y 17.483 en contra, paralizar la huelga que persiste en Oaxaca desde hace meses.

La anulación de volver a las clases mañana se decidió debido a que 7.943 miembros del sindicato votaron a favor de regresar al trabajo el próximo miércoles, mientras que otros 7.022 abogaron por el lunes 30 de octubre. Sin embargo, 12.129 maestros se pronunciaron por "seguir de frente" con la lucha hasta la destitución del gobernador regional, Ulises Ruiz.

Al sumar los votos que abogan por no volver a las aulas, son 29.612 los sindicalistas que consideran esta postura, mientras que un total de 27.657 votaron por el 'sí'. La minoría de éstos obligó a convocar nuevas asambleas del SNTE en Oaxaca, según informa el diario local 'El Universal'.

Durante la reunión de la Sección 22, centenares de oaxaqueños rodearon las inmediaciones del hotel del magisterio, donde tuvo lugar la asamblea, y amagaron con irrumpir violentamente en el interior. En el exterior del edificio, un grupo de jóvenes encapuchados armados con palos y machetes preparaban cócteles molotov entre gritos de 'Rueda ojete, de a cómo fue el billete' y 'La consulta, la consulta es una trama oculta'.

Los dos accesos al inmueble fueron bloqueados por los miembros de la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) mientras que la gente gritaba 'Niños cabrones, les vamos a arrancar las orejas'.

Desde lo alto del cerro del Fortín, una potente luz apuntaba hacia la fachada del hotel del magisterio y durante toda la noche se escucharon los cohetes para convocar a más simpatizantes de la APPO, mientras que la ciudad se llenaba de nuevas barricadas.

Después de estas 14 horas de tensión, en las que miembros de la APPO amenazaron con mantener secuestrados a los 725 delegados sindicales, el dirigente de la Sección 22, Enrique Rueda, salió tranquilamente por la puerta principal.