Actualizado 30/04/2018 23:25 CET

Migrantes de la caravana centroamericana acampan junto a la frontera entre México y EEUU

Acampada de migrantes junto a la frontera de EEUU
REUTERS / EDGARD GARRIDO

   TIJUANA (MÉXICO), 30 Abr. (Reuters/EP) -

   Los aproximadamente 150 migrantes centroamericanos integrantes de la caravana que ha cruzado México de sur a norte para pedir asilo en Estados Unidos han acampado este lunes junto a la frontera de Estados Unidos después de que las autoridades les negaran la entrada a suelo estadounidense.

   Las autoridades mexicanas permitieron el domingo el paso de un primer grupo, pero fueron detenidos por agentes estadounidenses que les preguntaron si temían regresar a sus países de origen, iniciando un largo proceso legal que podría terminar en la deportación o el asilo.

   Los organizadores de la caravana invitaron a mujeres y niños del grupo a regresar a los albergues para inmigrantes, pero pocos aceptaron la oferta, en parte para mostrar su determinación y en parte porque no querían perder su oportunidad de llegar a Estados Unidos.

   "Creo que estoy en la siguiente lista para ir", ha declarado Johanna Magaly, una cocinera guatemalteca de 37 años. La mujer huyó de Guatemala y se embarcó en la travesía de un mes a través de México después de que su pareja atacara a su bebé de ocho meses. "(Lo hice) especialmente por él", ha destacado temblorosa mientras contemplaba a su bebé en sus brazos.

   Unos 1.500 migrantes, en su mayoría hondureños, partieron a finales de marzo para recorrer 3.200 kilómetros huyendo de la violencia en sus países. La caravana ha sido muy criticada por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien instó a México a cerrarles el paso y, más tarde, ordenó el despliegue de militares para proteger su frontera.

   "Tenemos que tener fronteras. Si no tenemos fronteras, no tendremos un país", ha argumentado Trump este lunes en una rueda de prensa junto al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, al ser interrogado sobre la caravana.

   Los organizadores han explicado que el paso fronterizo de San Ysidro, uno de los cruces terrestres más grandes del mundo, situado en California, podría albergar a más de 300 migrantes detenidos, pero el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos y la Patrulla Fronteriza han asegurado que ya está a tope de su capacidad.