Actualizado 06/10/2015 16:17:40 +00:00 CET

La mitad de los brasileños apoya la violencia policial

   SAO PAULO, 6 Oct. (Notimérica) -

   Al contrario de lo que defienden las instituciones y organismos de Derechos Humanos, el 50 por ciento de los brasileños está de acuerdo con el dicho 'bandido bom é bandido morto' ('bandido bueno es bandido muerto') cuya explicación en español sería que no existe ningún criminal bueno, con lo que la única solución para terminar con ellos es matándolos.

   Así lo ha revelado la encuesta Datafolha, encargada por el Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP). Únicamente el 45 por ciento de los encuestados se mostró en desacuerdo con este dicho.

   La encuesta fue realizada en 43 municipios con más de 100.000 habitantes, en los cuales fueron entrevistadas 1.300 personas.

   Según el estudio, el 42 por ciento de los encuestados entre los 16 y los 24 años apoyan esta expresión, mientras que el 53 por ciento no lo hace. En el caso de los brasileños con edades comprendidas entre los 25 y los 34, la tasa de aprobación y desaprobación coincide, situándose en el 48 por ciento en ambos casos.

   Asimismo, las personas con un nivel de estudios superior, al igual que las más jóvenes, desaprueban la violencia policial, lo que se traduce en un 40 por ciento de este colectivo a favor y un 57 por ciento en contra.

   Por el contrario, la población mayor es más permisiva con el uso de la fuerza con el fin de terminar con los criminales. La encuesta destaca que el 5 por ciento de los ciudadanos de 60 años o más aprueba la violencia contra criminales, mientras que sólo un 30 por ciento no la respalda. Teniendo en cuenta el nivel de estudios, el 8 por ciento de los brasileños que sólo ha cursado la educación primaria apoya dichas acciones.

   Dependiendo de su raza, los entrevistados blancos también mostraron una mayor aceptación en cuanto al uso de la violencia, con un 53 por ciento frente a un 41 por ciento. En el caso de los negros, los resultados fueron los opuestos: el 50 por ciento no lo apoya y el 44 por ciento sí. Por otro lado, la tasa se sitúa en el 48 por ciento a favor y el 47 por ciento en contra entre la población parda o mestiza.

   Estos datos forman parte del noveno encuentro brasileño anual de Seguridad Pública, que indican que en el 2014 murieron un total de 3.022 personas en manos de la Policía, lo que se traduce en una media de ocho muertes diarias.

   En comparación con el 2013, año en el que se registraron 2.203 muertes de estas características, esta cifra supone un aumento de los homicidios del 37,2 por ciento. Sao Paulo es el estado que presenta un mayor número absoluto de muertes, con 965 víctimas en manos de policías dentro o fuera de servicio.