El mito de la inactividad física y la obesidad

Actualizado 26/04/2015 14:31:31 CET
Obesidad
Foto: FLICKR TONY ALTER

MADRID, 26 Abr. (Notimérica) -

   Expertos internacionales afirmaron en la publicación 'Es hora de acabar con el mito de la inactividad física y la obesidad: no se puede correr más rápido que una mala dieta', que lo que más genera enfermedades crónicas no es inactividad física, el alcohol o el tabaquismo, sino la mala alimentación.

   Según el artículo publicado por el Periódico Británico de Medicina Deportiva (British Journal of Sports Medicine, BJSM), la actividad física regular reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia e incluso algunos tipos de cáncer, pero no influye en la pérdida de peso. La dieta sana es el requisito para reducir la masa corporal y combatir la obesidad, factor de riesgo que afectó en 2014 al 13% de la población adulta mundial según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

   Los especialistas afirman que el tipo y la cantidad de calorías consumidas son las causantes del aumento de peso, que se ha disparado en los últimos 30 años y que ha alarmado a entidades como la OMS. Los nutricionistas de BJSM que la epidemia de la obesidad presentará graves consecuencias para la salud mundial.

   El ejercicio es una parte importante para la prevención de enfermedades crónicas, pero el exceso de azúcares y carbohidratos es lo que produce un impacto mayor en la obesidad, anuncian.

   Además, atribuyen el alto índice de obesidad a la industria alimentaria por fomentar la creencia de que el ejercicio contrarresta el impacto de una alimentación poco saludable. La industria se aprovecha de esa convicción para promocionar bebidas azucaradas y la comida 'basura', vinculada al deporte.

   El cardiólogo británico Aseem Malhotra anuncia la solución para que las personas obesas reduzcan su peso: "no tienen que hacer ni un ápice de ejercicio, sólo tiene que comer menos y mejor".

   A Malhotra le preocupa que la publicidad convenzca a las personas de que pueden "comer lo que quieran siempre y cuando hagan ejercicio". "Lo más recomendable es una dieta equilibrada combinada con la actividad física", añade.

LA OBESIDAD PARA LA OMS.

   Apoyando al estudio británico, la OMS señala que la causa del grave problema es "el aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, y un descenso en la actividad física".