Muere Mario Fendrich, el ladrón más admirado de Argentina

Mario Fendrich
TWITTER / @INFOBAE
Publicado 20/12/2018 11:47:41CET

   BUENOS AIRES, 20 Dic. (Notimérica) -

   El 23 de septiembre de 1994, Mario César Fendrich pasó de ser un compañero y jefe respetable en una importante sucursal bancaria de la ciudad argentina de Santa Fe, a entrar en el Libro Guinness de los récords como el autor del mayor robo individual de la historia. Este martes por la noche ha muerto a los 77 años de edad en Cuba.

   Mario Fendrich fue a trabajar, como todos los días, aquel viernes por la mañana y, al despedirse de su esposa, le indicó que después de la jornada laboral iría de pesca con un amigo. Sin embargo, el entonces subtesorero volvió al banco en el que trabajaba después de que este cerrara y se llevó más de tres millones de pesos.

   El plan estaba totalmente planeado: abrió las puertas con una copia de la llave del gerente, desconectó las alarmas del lugar, guardó todo el dinero en una caja de madera y programó las puertas del tesoro para que se abrieran cuatro días más tarde, el martes por la mañana. Montó en un Fiat Regatta rojo y se marchó. Todo el proceso apenas duró unos minutos.

   Sin embargo, lo que parecía el atraco perfecto resultó fallido. EL lunes por la mañana, cuando el jefe de la sucursal llegó hasta el lugar, no pudo abrir las puertas del tesoro, y algo le hizo sospechar de que las cosas no iban bien cuando la persona a la que iba a recurrir ante los hechos, su subtesorero, no estaba.

   Llamó a su esposa, quien llevaba sin saber nada de su marido desde que este supuestamente se había ido a pescar el viernes por la tarde. Pero el martes por la tarde se resolvieron las dudas: el tesoro se abrió y se encontró una nota que decía: "Gallego, me llevé tres millones de pesos del tesoro y 187 mil dólares de la caja".

   Mario Fendrich estuvo prófugo durante 109 días. Tras ellos, se presentó en la Justicia de Santa Fe con un aspecto diferente, y una coartada inverosímil: "Me obligaron a robar", dijo a las autoridades. Pero nadie le creyó y el 12 de noviembre de 1996, el Tribunal Oral Federal de Santa Fe lo condenó a ocho años, dos meses y 15 días de prisión por el delito de peculado. El dinero jamás apareció.

   Desde que saliera de prisión, Fendrich se dedicó a diferentes oficios y otorgó algunas entrevistas a los medios argentinos. Un parte de la sociedad del país lo ha posicionado como un "ídolo".

   Hace cinco días, Fendrich sufrió un derrame cerebral cuando se encontraba de vacaciones junto a un amigo en La Habana, falleciendo este martes por la noche a los 77 años a causa del accidente cerebrovascular.

Contador