Actualizado 16/03/2018 7:44:49 +00:00 CET

¿Por qué los narcos en Colombia pasan a ser más discretos, menos violentos y se alejan de comerciar con EEUU?

Cocaína
PIXABAY - Archivo

   BOGOTÁ, 15 Mar. (Notimérica) 

   Los narcotraficantes en Colombia son más discretos, se alejan del lujo y la violencia, dejan de lado los negocios con Estados Unidos. Además gozan de un auge del comercio ilegal de cocaína, incrementado por el año electoral en Colombia, los casos de corrupción en América Latina y las fricciones con el gobierno del presidente Donald Trump.

   Así lo señala el primer informe del Observatorio Colombiano del Crimen, integrado por InSight Crime y la Universidad del Rosario, y titulado 'La nueva generación de narcotraficantes colombianos post-Farc: los invisibles'. Está elaborado con información recogida durante 2017 y relata cuál es el estado actual del narcotráfico en Colombia.

   El estudio cuenta cómo el modus operandi de los narcotraficantes se ha alejado de la violencia que caracterizó a Pablo Escobar o a Gilberto Rodríguez Orejuela en los años 80 y cómo hoy en día actúan de una manera menos escandalosa, evitando los lujos y concentrando su negocio donde hay más opciones de éxito y además de menos riesgo. Como consecuencia han decidido orientar sus operaciones hacia Europa y Asia, dejando Estados Unidos para los mexicanos.

   "Los narcotraficantes colombianos han aprendido que la violencia es contraproducente para el negocio. La nueva generación de traficantes ha aprendido que el anonimato es la mejor protección, que la plata es muchísimo más efectiva que el plomo. Los colombianos han cedido a los mexicanos el mayor mercado mundial: Estados Unidos (EEUU)", cuenta el codirector de InSight Crime, Jeremy McDermott.

   Sus palabras se relacionan con las declaraciones que ha dado esta semana el fiscal general de la Nación, quien sostiene que la presencia de narcotraficantes mexicanos en Colombia "es una amenaza a la seguridad nacional".

   "Cuarenta años después de que Pablo Escobar industrializara el tráfico de drogas, ha surgido una nueva generación de narcotraficantes que aprendió de sus padres e incluso de sus abuelos, pero que realiza sus multimillonarios negocios por fuera del radar, para no llamar la atención", detalla McDermott.

CAUSAS

   El informe atribuye esta evolución a diferentes causas. Entre ellas, el retiro de la escena criminal de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), los "golpes a la estructura visible de la Oficina de Envigado" y la "mayor eficiencia de la inteligencia colombiana".

   Otra de las causas es "la débil implementación del acuerdo de paz" que, según explica, "está llevando a que los guerrilleros de las FARC regresen a las economías ilegales y ha afectado el proceso de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN)".

   McDermott también cuenta que la razón por la que los narcotraficantes se han alejado de EEUU han fijado en otros mercados es la búsqueda de opciones más seguras y económicas. Cruzando la frontera a Estados Unidos corren un "alto riesgo de ser interceptados y extraditados" y los precios están entre 20.000 y 25.000 dólares por kilo. Sin embargo, en Europa pueden cobrar 35.000 dólares, en China 50.000 y en Australia hasta 100.000 dólares por kilo.

   El estudio incluye además una serie de factores para que el negocio de la cocaína se encuentre en un momento de auge. Algunos de ellos, son el año electoral en Colombia, por lo que "no se va a tomar ninguna decisión política, ni estratégica seria mientras no haya un nuevo presidente", el "colapso" de Venezuela bajo el gobierno de Nicolás Maduro", la "expansión de la corrupción" en América Latina y las "fricciones" entre el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos y los ejecutivos de México y Colombia.