El narcotráfico, un obstáculo en la relación entre Colombia y Estados Unidos

Actualizado 07/05/2019 19:54:37 CET
El narcotráfico, un obstáculo en la relación entre Colombia y Estados Unidos
REUTERS / JOHN VIZCAINO - Archivo

   BOGOTÁ, 7 May. (Notimérica) -

   Los cultivos de cocaína en Colombia ascienden en los últimos meses a más de 171.000 hectáreas, según el último informe sobre los hechos realizado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés).

   El negocio del narcotráfico colombiano, una de las actividades lucrativas ilícitas más extendidas a lo largo de la región en desde hace más de cuatro décadas, ha incrementado paulatinamente sus cifras desde 2012, momento hasta el que el negocio se mantuvo más o menos controlado.

   Al igual que sucede con el narcotráfico en otros países de la región (como México o algunos países centroamericanos), el aumento de este supone un problema para los Estados Unidos, mayor país receptor de droga del continente americano.

   Mientras el presidente colombiano, Iván Duque, sostiene que ha erradicado 40.000 hectáreas desde que tomó posesión en agosto de 2018, su homólogo estadounidense, Donald Trump, no comparte los avances anunciados por Colombia en esta "lucha", lo que podría generar tensiones diplomáticas.

   La preocupación de Trump crece al ritmo que lo hace el consumo de narcóticos procedentes de Colombia. Es por esto que, desde hace varios años, Washington presiona al Gobierno de Duque para reducir su producción, del mismo modo que con anterioridas hizo con sus predecesores.

   A pesar de que durante el segundo mandato de Juan Manuel Santos (2014-2018) el Gobierno colombiano firmó un tratado de paz con la ahora extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), grupo criminal financiado parcialmente con el tráfico de drogas, la cocaína continúa siendo un motor del conflicto interno y, por ende, un acelerador de la ola de violencia en el país.

TENSIONES

   Si bien las relaciones entre ambos países se han estrechado durante los últimos meses con motivo de la crisis socio-política venezolana --por ser el suramericano el enclave necesario para la entrada de ayuda humanitaria al país caribeño--, el pasado mes de marzo Trump acusó a Duque del aumento de narcóticos en territorio estadounidense desde su llegada a la Presidencia.

   "Están llegando más drogas de Colombia ahora mismo que antes de que fuera presidente, así que no ha hecho nada por nosotros", manifestó el mandatario.

   El del Centro Democrático no quiso dar demasiada importancia a la declaración de su homólogo, y optó por responderle con moderación y haciendo hincapié en los resultados obtenidos en los últimos seis meses. Asimismo, Duque expresó que para solventar este problema se necesita "corresponsabilidad" por parte de ambos países.

   AVANCES

   El mes de mayo ha comenzado con una acción de cooperación bilateral, lo que puede suponer un respiro a las supuestas tensiones entre ambos líderes políticos. El primer paso ha sido realizado por Estados Unidos, ya que el pasado 1 de mayo Trump hizo entrega de dos aviones 'Beecraft 1900' a Colombia con el fin de fomentar la lucha para acabar con el tráfico de narcóticos.

   De fabricación canadiense, las aeronaves están capacitadas para transportar a 19 personas y van a ser operadas por la Dirección Antinarcóticos de la Policía colombiana. Asimismo, el 'software' de estos aviones acumula datos de las áreas en las que se realizan operaciones.

   Esta acción sumada a las continuas detenciones de narcotraficantes e incautaciones de droga encaminadas a paralizar la producción de hojas de coca en el país, podrían significar el fin de las presiones estadounidenses sobre el territorio colombiano.

Para leer más