Actualizado 12/08/2015 10:12 CET

Neosolteros, cuando tener pareja no es una prioridad

   MADRID, 19 Jul. (Notimérica) -

   La soltería ha sido vista a lo largo de los años como un estigma social, un estado reservado para aquellos que no han encontrado a nadie o aquellos que aún lo están buscando. Nunca un estado por elección. Pero ser soltero ya no es un problema. Ahora existe un nuevo modelo: el neosoltero, una persona, hombre o mujer, que no tiene pareja por decisión propia.

   Ser neosoltero es una forma de reivindicar el estar solo como proyecto de vida, de entender la soledad como parte del crecimiento personal y profesional, según cuenta Héctor Cerezo Huerta, doctor en psicología del Tecnológico de Monterrey en Puebla, tal y como informa Notimex.

   El matrimonio, la pareja o formar una familia no son prioridades para el neosoltero. En su lugar, están más interesados por viajar, por la cultura y la tecnología, o por disfrutar de una cena en compañía de su grupo de amigos.

   El perfil del neosoltero es el de una persona con cierta estabilidad económica que busca el éxito profesional, se preocupa por su bienestar y su aspecto, viaja y disfruta de las comodidades. Según Forbes, los solteros suponen un gran filón en el mercado de las compras por internet, destinando estas a hobbies, tecnología, ejercicio físico y productos para el bienestar.

   Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (Inegi), el país supera el 9% de hogares unipersonales. En Colombia, el porcentaje es el del 8%, según el Instituto Interamericano del Niño (INN); mientras que Estados Unidos cuenta con, aproximadamente, un 30% de hogares habitados por una sola persona, según The Washington Post.

   Fue Carmen Alborch la primera en utilizar el término 'neosoltero' en su libro 'Solas: gozos y sombras de una manera de vivir' (1999), una obra crítica sobre el papel de madre y esposa que históricamente ha ocupado la mujer en la sociedad: "para construir nuestra identidad, necesitamos recurrir a la introspección, el viaje interior, pensarnos seres libres y tener confianza en nuestras propias capacidades".

   El del neosoltero ha sido un papel que ha estado presente en la cultura audiovosual. De esta forma encontramos Samantha, una de las protagonistas de la popular serie 'Sexo en Nueva York', para la cual la soltería es un estado del que disfrutar en lugar de un problema, o el cortometraje '35 y soltera', de la argentina Paula Scharodosky, sobre cómo es la vida de una mujer sin pareja tras haber cumplido los 30.