Nogueira, a un amigo tras los crímenes: "Estoy feliz de que no me importe"

Patrick Nogueira en la recostrucción de los hechos
EUROPA PRESS
Publicado 30/10/2018 21:45:38CET

   GUADALAJARA (ESPAÑA), 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Patrick Nogueira, autor confeso de las muertes de sus tíos y sobrinos en agosto de 2016 en la localidad guadalajareña de Pioz, dijo en los mensajes por 'WhatsApp' enviados a Marvin, un amigo de Brasil, que lo hizo "todo con guantes" y que no dejó huellas. "Estoy feliz de que no me importe, no podía dejar de compartirlo contigo".

   Así ha sido mostrado en la quinta jornada del juicio con jurado popular seguido en la Audiencia Provincial de Guadalajara durante la presentación de la prueba documental, en la que se han dado a conocer los mensajes de 'WhatsApp' compartidos por Nogueira con su amigo Marvin, a petición de las acusaciones y el Ministerio Fiscal.

   "Pensé que me daría asco pero yo soy un enfermo de verdad", dijo el acusado confeso a su amigo, a quien en sus mensajes trataba con el seudónimo de viejo, y a quien fue relatando de manera morbosa como descuartizó a su familia, metió los cuerpos en bolsas y luego se duchó.

   Unos mensajes que ha podido escuchar el jurado en la sala y en los que el Nogueira mostró su preocupación por donde enterrar los cadáveres porque empezaban a "oler mal" y el jardín era de cemento. "No hay donde enterrarlos", llegó a decirle a Marvin.

   Pero además, en esos mensajes se mostró también preocupado por cuando seria el mejor momento para abandonar la casa y no ser visto para no resultaría sospechoso: "Me voy a quedar en casa hasta las 19.20 horas", dijo finalmente.

   A esto Marvin le dijo que pensase "minuciosamente", a lo que Nogueira le respondió de nuevo que aunque podría intentar huir por le matorral, no sabía si por la mañana podría estar el guarda de seguridad.

   "Tengo hambre y este desviado no llega", llegó a manifestar el acusado mientras esperaba todavía la llegada de su tío Marcos Campos en su casa de Pioz, después de haber acabado con la vida de su tía y de los dos pequeños.

   "Eres un enfermo, de verdad", le apostilló Marvin. a lo que este le respondía que pensaba que se iba a sentir "más vivo". "Pero con lo que sufro es con la ansiedad y no con el hecho", precisó, para añadir: "Generalmente, antes de hacer estas cosas tengo visiones, loco", y "sólo huelo a sangre y eso que me he duchado"

   "Nadie se imagina que he podido matar a cuatro personas. Viejo, si tú supieses el trabajo que da la sangre coagulada para limpiar", manifestó a Marvin también al acusado, a quien tras conocerse que ya se sabía que había sido él y preguntarle esté qué iba a hacer, le dijo que "esperar".

   Incluso llego a manifestar ya cuando estaban sobre la pista que era él, en su huída a Brasil, que si le detuvieran se iba a quedar en una celda viendo la televisión hasta los 80 años.

   Y a medida que se ponían peor las cosas pero cuando aún estaba en Brasil y no había sido arrestado, el acusado llegó a decir a Marvin en sus mensajes que podría hacer una carrera dentro de la cárcel.

RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS

   Una vista en la que también se ha presentado la reconstrucción de los hechos en el chalé en el que se cometieron los asesinatos y donde se ha podido ver que cuando el acusado era preguntado respondía a casi todo que no recordaba.

   Una reconstrucción en la que entró en la cocina, donde supuestamente se cometieron tres de los asesinatos, el salón, habitaciones y baños, incluido el pasillo en el que acabó finalmente con su tío.

   El jurado también ha tenido la posibilidad de ver la prueba del material sensible solicitada por la defensa referida a los dedos de Marcos Campos y también el volcado de datos de uno de los teléfonos móviles de Nogueira.

   Con esta prueba ha finalizado la prueba documental hasta este miércoles, jornada en la que se dará voz a las partes para que digan si en base a las pruebas presentadas modifican o elevan sus peticiones de pena y acto seguido llegar a la fase de conclusiones.

Contador