Actualizado 30/04/2018 14:53 CET

Nuevos modelos climáticos predicen que la Amazonia será más seca e Indonesia y África ecuatorial más húmedas

Río amazonas térmica conferencia málaga
EUROPA PRESS/DIPUTACIÓN DE MÁLAGA - Archivo

   MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los modelos climáticos predicen que un aumento en los gases de efecto invernadero secará la selva amazónica en el futuro y causará condiciones más húmedas en los bosques de África e Indonesia.

   Investigadores de la Universidad de California, Irvine y otras instituciones han identificado un factor inesperado pero importante en este cambio de precipitación mundial: la respuesta directa de los bosques a niveles más altos de dióxido de carbono.

   "La gente tiende a pensar que la mayor parte de la perturbación vendrá del calor que entra a los océanos, que a su vez alterará los patrones de viento --dice James Randerson, experto en Ciencias de la Tierra en Irvine--. Hemos encontrado que los cambios a gran escala en las precipitaciones pueden atribuirse, en parte, a la forma en que los bosques tropicales responden a la sobreabundancia de dióxido de carbono que los humanos emiten a la atmósfera, particularmente sobre bosques densos en el Amazonas y Asia".

PATRÓN ASIMÉTRICO EN LOS TRÓPICOS

   Un nuevo estudio dirigido por el ex becario postdoctoral de UCI Gabriel Kooperman y publicado en 'Nature Climate Change', demuestra que las interacciones entre los bosques lluviosos y el aumento de los niveles de CO2 contribuirán a un patrón asimétrico de cambio de lluvia en los trópicos.

   En muchos aspectos de la ciencia del sistema de la Tierra, los efectos locales de los factores ambientales pueden afectar regiones lejanas a través de su influencia en la circulación y el movimiento de la humedad dentro de la atmósfera.

   El grupo liderado por UCI pronostica una cascada similar de eventos, comenzando con estomas, pequeñas estructuras en la parte inferior de las hojas que se abren y cierran para que las plantas absorban el CO2 que necesitan para crecer, y que también liberen vapor de agua.

   Cuando hay más CO2 presente, estos orificios no se abren tan ampliamente, lo que reduce la cantidad de agua evaporada en la atmósfera. Según los investigadores, este pequeño proceso a nivel de planta, multiplicado a través de la selva, provocará cambios en la atmósfera, afectando la forma en que los vientos soplan y el flujo de humedad proveniente del océano.

   "En muchas regiones de bosque tropical, la humedad suministrada por la transpiración, que conecta el agua subterránea en el nivel de la raíz directamente a la atmósfera cuando se estira hacia las hojas, puede contribuir tanto como la humedad evaporada del océano que llueve hacia abajo en una ubicación dada, que es el reciclaje normal de la selva", afirma Kooperman, ahora profesor asistente de geografía y ciencias atmosféricas en la Universidad de Georgia.

   "Pero con un mayor nivel de CO2, los árboles y los bosques evaporan menos humedad en el aire, por lo que se forman menos nubes sobre el Amazonas --dice--. Y en lugar de [uniéndose a las nubes generalmente abundantes y] lloviendo sobre el bosque, el vapor de agua del Océano Atlántico atraviesa el continente sudamericano hasta la cordillera de los Andes, donde cae como lluvia en las laderas de las montañas, con un beneficio limitado a la selva en la cuenca del Amazonas".

   Esta receta para la sequía en América del Sur es única en el Amazonas y claramente diferente de un aumento en la precipitación pronosticada sobre los bosques en África Central y el Continente Marítimo, una vasta área entre los océanos Pacífico e Índico que incluye Malasia, Papúa Nueva Guinea y el poblado archipiélago indonesio.

   Randerson dijo que la reducción de la evaporación conducirá al calentamiento de los bosques en islas como Borneo, Java y Sumatra, que están rodeadas de aire húmedo sobre las cálidas superficies oceánicas. "Obtendrás un mayor contraste en la calefacción de las islas en comparación con el océano cercano, y por lo tanto mejorará la brisa natural de la tierra del océano, absorbiendo más humedad de estos sistemas oceánicos vecinos para aumentar la lluvia sobre los bosques", señala.

   El proyecto de investigación, que utilizó una combinación de simulaciones estándar proporcionadas a través del Proyecto de Intercomparación del Modelo Acoplado Fase 5 y simulaciones con el Modelo de Sistema de Tierra Comunitario de última generación, reveló que la respuesta de la vegetación tropical a un mayor CO2 puede ser una importante conductor del cambio climático en los trópicos, según comenta Kooperman.

   También destacó el hecho de que las sequías y la mortalidad forestal resultantes en la Amazonía y un posible aumento de las inundaciones en otras selvas tropicales podrían tener un impacto en la biodiversidad, la disponibilidad de agua dulce y el suministro de alimentos para las poblaciones económicamente vulnerables.