¿Por qué el 4 de octubre es el Día Mundial de los Animales?

Día de los animales
NOTIMÉRICA
  
Actualizado 04/10/2018 8:49:00 CET

   MADRID, 4 Oct. (Notimérica) -

   "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en la que trata a sus animales", decía Mahatma Gandhi. El 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales. Son muchas, sin duda, las celebraciones de este tipo que se dan a lo largo del año y cuya finalidad no es otra que la de actualizar las reivindicaciones y llamar la atención sobre los problemas que el tema o materia en cuestión plantean.

   En esta ocasión no se puede dejar pasar esta celebración tan especial sin hacer al menos una pequeña mención que nos recuerde el por qué de este día y las razones por las que sigue siendo necesario.

   La mayor parte de las fuentes sitúan el inicio del Día Mundial de los Animales en una convención ecologista que se celebró en Florencia en el año 1931. La intención inicial era fundamentalmente hacer una llamada de atención a las especies que ya en aquel momento se encontraban en peligro de extinción.

   Esta idea fue ampliándose hasta abarcar a todas las especies animales y, ahora, la fecha es una jornada destinada a reivindicar los derechos de los animales y la existencia de un trato justo y ético para todos con todos ellos. La fecha fue declarada por la Organización Mundial de Protección Animal el 4 de octubre de 1929.

ORIGEN

   Este día se celebra el 4 de octubre en conmemoración a San Francisco de Asís, un santo que nació en 1182 en Italia y quien dejó como enseñanza a la humanidad que debemos comprender cuál es nuestro lugar en la Tierra, ya que nuestro bienestar está ligado al de todos los animales y medio ambiente.

ara-3601194_1280

   En los años que vivió San Francisco estas ideas eran vistas con extrañeza y se adelantó a su época. Este santo en su vida decidió despojarse de todas las riquezas materiales y se dedicó a servir y ayudar no solo a sus semejantes, sino también a todos los animales, a los que consideraba hijos de Dios y llamaba "hermanos". El Papa Juan Pablo II lo declaró Patrono de los Animales y de los Ecologistas.

   Es fundamental que respetemos el hábitat de los animales en vida salvaje para evitar la desaparición de las especies, así como controlar la tasa de animales en situación de abandono en las zonas urbanas. Ayudar a los animales es tarea de todos.