Actualizado 20/06/2012 18:24:46 +00:00 CET

Arias Cañete asegura que el papel de España ha sido "esencial" para que el agua se convierta en un derecho humano

El Ministro De Medio Ambiente Interviene En Río+20
MAGRAMA

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que el papel de España ha sido "esencial" para lograr que el agua se convierta en un derecho humano fundamental y ha celebrado que este reconocimiento se plasmará definitivamente en el documento que se prevé aprobar al término de la Cumbre de Desarrollo Sostenible de la ONU en Río de Janeiro (Río+20).

Así, ha manifestado el "compromiso" de España en el logro de un acceso universal, sostenible y equitativo y ha añadido que este reto ha constituido y constituye una "meta fundamental" de la política exterior y de cooperación". La posición española quedará plasmada en el documento final de Río+20 el próximo viernes.

Durante su intervención en la inauguración de la jornada sobre el derecho humano al agua, el ministro ha apostado por una "gestión sostenible e integral" y ha presentado el Fondo Español de Cooperación para Agua y Saneamiento, al tiempo que ha lamentado que pese a que el agua es "elemental para la vida", a nivel mundial se reparte de manera desigual.

"Carecer de acceso al agua es una fuente ineludible de pobreza, de conflictos sociales y de pérdida de biodiversidad", ha advertido Arias Cañete.

En este contexto, ha mostrado el compromiso español en este ámbito no se limita a la acción diplomática en los foros internacionales, sino que se traduce en compromisos concretos, como la creación del Fondo de Cooperación para el Agua y el Saneamiento de América Latina, que ha desembolsado 800 millones de euros entre 2009 y 2011, destinados a 67 programas y proyectos en 19 países.

"Los conflictos generados por inundaciones y sequías en determinadas zonas del mundo, la imposibilidad de regular el agua en otras o el hecho preocupante de que, todavía en el siglo XXI, casi 800 millones de personas no dispongan de acceso al agua potable y 2.500 millones a un saneamiento adecuado, deben constituir revulsivos de primera magnitud para tomar soluciones inmediatas", ha apostillado.

En su intervención, el ministro ha subrayado que España es consciente de que acabar con "esta situación y hacer realidad este derecho, supone uno de los mayores desafíos actuales para la humanidad".

Asimismo, se ha referido al vínculo entre energía, alimentación y agua, algo que ha calificado de "crucial" para lograr un desarrollo sostenible en su vertiente social, económica y medioambiental.

Por ello, ha abogado por coordinar a nivel nacional e internacional las políticas hídricas, agrícolas y energéticas, ya que se trata de "una necesidad imperiosa".