El padre de la niña que murió tras ser detenida en la frontera con EEUU asegura que gozaba de buena salud

Publicado 16/12/2018 3:46:43CET
REUTERS / HANNAH MCKAY

EL PASO, 16 Dic. (Reuters/EP) -

Nery Caal, el padre de Jakelin Caal Maquin, la menor guatemalteca de siete años que murió por deshidratación mientras se encontraba bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidas tras ser detenida en la frontera, ha asegurado que ésta gozaba de buena salud y había comido y bebido agua durante el trayecto.

La familia de la niña ha puesto en duda en un comunicado las informaciones dadas por distintos medios de comunicación, que indicaban que la menor habría estado días sin comer ni beber agua en su avance desde Guatemala a la frontera entre México y Estados Unidos.

El director del refugio Anunciación, Rubén García, ha aseverado que el padre de la niña, de 29 años, señaló que no había visto indicios de que su hija estuviera enferma o se encontrara mal cuando llegaron en autobús junto a decenas de migrantes a la frontera estadounidense, en Nuevo México, el pasado 6 de diciembre.

"Jakelin no cruzaba el desierto desde hacía días", ha subrayado su familia. "Ella y su familia buscaron asilo nada más cruzar la frontera", ha explicado García, que ha manifestado que "no había sufrido falta de agua o comida antes de llegar a la zona".

Las primeras informaciones afirmaban que al día siguiente de su detención, la niña comenzó a tener convulsiones y los servicios de emergencia le tomaron la temperatura, que se encontraba a 40ºC. Poco después fue trasladada a un hospital en El Paso en helicóptero, donde falleció 24 horas después.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ha informado de que tanto la niña como su padre tuvieron acceso a agua durante las siete horas que estuvieron esperando para ser trasladados.

Poco después de partir desde la frontera, Caal indicó a los agentes que su hija estaba vomitando. Unos 90 minutos después, cuando llegaron a su lugar de destino, la menor había dejado de respirar.

La familia ha solicitado una amplia investigación sobre lo sucedido. La madre, Claudia Maquin, aseguró a la agencia de noticias Reuters que su marido y su hija se encontraban entre los miles de migrantes que huyen de Guatemala "para escapar de la pobreza extrema en la que viven".

En este sentido, los familiares de Jakelin han expresado que la intención de la pequeña era lograr enviar dinero a su familia. "La niña había dicho que cuando fuese mayor quería trabajar para enviar dinero a su madre y abuela", ha lamentado su madre. "Nunca había visto un gran país, por lo que estaba muy contenta de poder ir", ha añadido.

Para leer más