Centroamérica defiende su política migratoria

Caravana de migrantes centroamericanos en Ciudad Hidalgo
REUTERS / EDGARD GARRIDO
Actualizado 23/10/2018 16:13:21 CET

   WASHINGTON, 22 Oct. (Reuters/EP) -

   El Salvador y Guatemala han reivindicado este lunes su actuación en materia migratoria después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, haya anunciado que reducirá la ayuda a estos dos países y a Honduras por considerar que no se han esforzado lo suficiente para frenar la caravana de migrantes que se dirige ahora a la potencia norteamericana.

   El portavoz de la Presidencia de El Salvador, Roberto Lorenzana, ha recordado a Trump que en los últimos años el país ha conseguido reducir hasta en un 60 por ciento la emigración salvadoreña hacia Estados Unidos, algo que, según ha destacado, sus vecinos regionales no han logrado.

   En la misma línea, Alejandra Mena, portavoz de la agencia que se ocupa de los asuntos migratorios en Guatemala, ha señalado que el Gobierno cerró los pasos fronterizos con Honduras primero y con México después para impedir que la caravana avanzara.

   Por su parte, Marcelo Ebrad, el ministro de Exteriores del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha restado importancia a los 'tweets' de Trump. "No me sorprenden. No sorprenden al Gobierno", ha dicho desde Ottawa, donde se ha reunido con la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

   Ebrad ha atribuido la airada reacción de Trump a que las elecciones parlamentarias en Estados Unidos están "muy cerca". En las 'midterm' del 6 de noviembre los republicanos se juegan su hegemonía en el Congreso y además servirán para medir la popularidad del magnate neoyorquino.

"EMERGENCIA NACIONAL"

   Trump ha hecho efectiva este lunes su amenaza de los últimos días de cortar la ayuda que Estados Unidos proporciona a El Salvador, Guatemala y Honduras a través de diversos programas precisamente con el objetivo de contener el flujo migratorio.

   "No han sido capaces de hacer su trabajo e impedir que la gente deje su país y venga ilegalmente a Estados Unidos. Cortaremos o reduciremos sustancialmente la masiva ayuda que les damos de forma rutinaria", ha anunciado el inquilino de la Casa Blanca en Twitter.

   También ha ejecutado su amenaza de blindar la frontera sur. "Lamentablemente, parece que la Policía y el Ejército de México son incapaces de impedir que la caravana se dirija a Estados Unidos (...) He tenido que poner en alerta a la Guardia Fronteriza y a las Fuerzas Armadas. Esto es una emergencia nacional", ha dicho.

CARAVANA DE MIGRANTES

   La caravana de migrantes, que partió el 13 de octubre de la ciudad hondureña de San Pedro Sula con el objetivo de llegar a Estados Unidos, arribó el pasado viernes a la frontera de Guatemala con México habiendo engrosado sus filas hasta sumar más de 7.000 personas.

   Los migrantes se toparon con una valla metálica y un cordón policial en el puente internacional Rodolfo Robles, medidas de seguridad que no suelen estar. La mayoría pasó de forma ordenada, si bien entre 2.000 y 3.000 cruzaron forzando la valla o lanzándose directamente a las aguas del río Suchiate, frontera natural.

   Ya en suelo mexicano, los migrantes pretenden seguir avanzando hacia Estados Unidos. La mayoría ha decidido permanecer a la intemperie en las calles de la fronteriza Ciudad Hidalgo por miedo a que las autoridades les capten en los albergues y sean deportados.

Contador