Actualizado 08/02/2012 16:03:18 +00:00 CET

Panamá.- Los indígenas llegan a un acuerdo con el Gobierno para poner fin a las protestas que dejaron dos muertos

CIUDAD DE PANAMÁ, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los líderes de la etnia indígena ngäbe buglé llegaron a un acuerdo con el Gobierno panameño de Ricardo Martinelli para poner fin a las manifestaciones que comenzaron hace más de una semana contra los proyectos hidroeléctricos y que se saldaron con dos muertos, entre ellos, un adolescente de 16 años.

Los indígenas y el Gobierno firmaron un acuerdo de diez puntos, gracias a la mediación de la Iglesia Católica, en el que se comprometen a poner fin al bloqueo de las carreteras, especialmente, la Interamericana, que une a Panamá con el resto del continente.

Tras el encuentro celebrado en la ciudad de San Lorenzo, el Ejecutivo se comprometió a solicitar a la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) reconsiderar con carácter de urgencia en un primer debate el proyecto de ley que regula la explotación de los recursos minerales y las concesiones para proyectos hidroeléctricos.

El documento fue firmado por el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega; el cacique general de las comarcas ngäbe bublé, Silvia Carrera; el presidente de la Coordinadora por la Defensa de los Recursos Naturales y Derechos del Pueblo Ngäbe Buglé, Rogelio Montezuma; y monseñor José Luis Lacunza.

Aún cuando el Gobierno ha aplaudido este acuerdo, los líderes indígenas se mostraron un tanto desconfiados y han asegurado que la lucha culminará una vez que el Parlamento apruebe la ley con las modificaciones solicitadas.

Ambas partes firmaron en febrero de 2011 un acuerdo similar con el que Martinelli se comprometió a no desarrollar proyectos mineros en la comarca ngäbe bublé, pero ahora los nativos exigen que se incluya una regulación para las concesiones hidroeléctricas, pues consideran que podrían provocar graves daños a su entorno natural.

El Gobierno ha advertido de que los proyectos hidroeléctricos que tienen previsto desarrollar son de vital importancia porque darían mayor dependencia a Panamá en el suministro de energía, ahora que los precios del petróleo se encuentran en niveles históricamente altos.

En otro de los puntos del acuerdo, las autoridades se comprometen a liberar a más de 40 indígenas que fueron detenidos el pasado fin de semana durante unos disturbios registrados en la carretera Interamericana, entre las provincias de Veraguas y Chiriquí. Una persona murió y más de diez personas resultaron heridos. La otra víctima es un joven de 16 años que falleció el lunes por la noche, al parecer, en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

El documento establece también el "retiro inmediato de las unidades antidisturbios en la zona del conflicto", y que además sea la representante de la ONU en Panamá quien sirva de observadora en el proceso de negociación.