Actualizado 17/12/2007 17:54 CET

Panamá.- Los médicos de la sanidad pública terminan su paro tras 39 días al alcanzar un acuerdo con el Gobierno

CIUDAD DE PANAMÁ, 17 Dic. (EP/AP) -

Los médicos de la sanidad pública han llegado a un acuerdo con el Gobierno panameño para recibir un incremento salarial del 23 por ciento que empezarán a cobrar desde mediados de 2008 y con el que han puesto fin a un paro que se prolongó durante 39 días, informaron ambas partes.

El paro ha dejado al Estado pérdidas materiales por 13 millones de dólares y ha provocado que unos 721.000 pacientes perdieran sus citas con especialistas médicos, en su mayoría personas humildes, según informes oficiales del Ministerio de Salud. También fueron suspendidas 7.800 intervenciones quirúrgicas.

La huelga, en la que participaron unos 5.000 médicos, comenzó el 6 de noviembre. Según explicó Julio García, dirigente de la Comisión Médica Negociadora Nacional, que convocó el paro, normalizarán sus actividades a partir del lunes. García consideró que el acuerdo estableció una "equiparación justa".

Inicialmente, los médicos exigían un aumento del 60 por ciento y en el curso de las negociaciones bajaron a 40 por ciento. Por su parte, el Gobierno les ofrecía un 7 por ciento al comienzo de la deliberación.

El acuerdo alcanzado implica un incremento de un 23 por ciento en el salario de los médicos a partir de julio del 2008 y dos bonos anuales, de un monto aún por negociar. Actualmente, el salario inicial de un médico interno es de 900 dólares, que luego se incrementa a 1.125. Los especialistas pueden ganar más del doble.

Durante el paro, que no afectó a los servicios de emergencia, los médicos plantearon que su exigencia salarial estaba acompañada por la demanda de asignar mayores equipos y medicamentos a los centros hospitalarios. Mientras, el Gobierno argumentaba que no tenía recursos para atender sus reclamaciones.

La ministra de Salud, Rosario Turner, declaró que el fin de la huelga permitirá un "nuevo pacto" para hacer mejoras en el sistemas de salud, lo que incluiría "inversión en capital humano para empezar un mejoramiento en los servicios". Por su parte, los médicos se comprometieron a trabajar horas adicionales para reponer las citas y cirugías pendientes por el paro.