Actualizado 28/01/2015 15:09:01 CET

Pandilleros asesinan a cinco trabajadores en El Salvador

Pandillas, Pandillero En El Salvador
Foto: REUTERS

SAN SALVADOR, 28 Ene. (Notimérica) -

   Cinco jóvenes que trabajaban en obras de mejoras en Santa Cruz Michapa, en el departamento salvadoreño de Cuscatlán, han sido asesinados este martes por un grupo de pandilleros que se cubrían los rostros y portaban escopetas y pistolas, a pesar de haberse iniciado el pasado 17 de enero una tregua entre pandillas.

   La matanza de los trabajadores contradice la postura de los cabecillas de las pandillas, que aseguran haber iniciado una tregua entre estos grupos ilegales como un "gesto de buena voluntad" para reducir los niveles de violencia en el país, según informan medios locales.

   Los fallecidos han sido identificados como Juan Pablo Urías García (22 años), José Ricardo Molina (24), Edwin Alfonso Vásquez (18), Josué Carlos Alvarado y Nelson Armando Juárez (30) y habían sido contratados por una empresa constructora para realizar el empedrado de la calle a petición de la alcaldía de Santa Cruz Michapa.

   El proyecto se inició este martes y comenzaron a trabajar en el límite que divide a las dos pandillas. De hecho, los pandilleros de la 'mara' rival, como se conoce a las pandillas en El Salvador, habían advertido a los trabajadores de que no querían que se acercaran al lugar porque se iba "a poner caliente".

   Agentes de la Policía han asegurado que algunas de las víctimas eran integrantes de una de las pandillas que operan en el sector. Sin embargo, familiares y vecinos han afirmado que ninguno de los jóvenes asesinados era pandillero, por el contrario "son trabajadores, honrados. Aquí pandilleros no hay, vienen de otros lados a molestar".

   Uno de los supervivientes del ataque ha relatado que estaban trabajando unos 70 trabajadores, cuando unos diez hombres con rostros cubiertos aparecieron con armas.

Relacionadas

   "A todos nos dijeron que levantáramos las manos y nos pusiéramos contra el borde de la calle", ha contado el testigo. Entonces, seleccionaron a las víctimas y las obligaron a arrodillarse y ponerse las manos sobre la nuca. A varios de ellos los obligaron a levantarse las camisas para ver si tenían tatuajes que los identificasen con alguna 'mara' y, aunque no tenían ninguno, los mataron.

   Este es el segundo ataque contra trabajadores en 2015. El primero se produjo el pasado 6 de enero cuando un grupo de pandilleros atacaron miembros del Fondo de Conservación Vial (Fovial), que trabajaban en la reparación de una carretera, y de los que tres murieron y dos resultaron heridos.

EL PROBLEMA DE LAS PANDILLAS

   Las pandillas mantienen una guerra por el control del negocio de la droga y de las extorsiones en los territorios en los que se divide el empobrecido país centroamericano. Los homicidios crecieron a 3.912 en 2014, un 57 por ciento más que el año anterior, tal y como informó la Policía.

   Los líderes de las principales pandillas de El Salvador han pedido este martes al Gobierno de El Salvador dialogar para reducir los elevados niveles de homicidios, así como para detener medidas de confrontación en contra de sus miembros, después de que se autorizase a los policías a dispararles cuando estén bajo amenaza la pasada semana.

   La nueva medida del ejecutivo pretende reducir la cifra de policías asesinados, que ascendió a 39 el año pasado, triplicando a los 11 del 2013, en medio de un recrudecimiento de la violencia de las pandillas juveniles, que agrupan a cerca de 60.000 miembros.

   Sin embargo, el Gobierno se ha negado a negociar, expresando a través de un comunicado: "El Gobierno (...) no negocia, ni negociará con grupos criminales de ningún tipo, sino que cumple con su mandato de aplicar la ley".

RELACIONADAS:

Líderes de las 'maras' de El Salvador piden al Gobierno un diálogo 

El Salvador avala que sus policías disparen contra pandilleros "sin temor de sufrir consecuencias"