Publicado 05/05/2021 13:01CET

El Papa alerta de que los que viven en grandes ciudades "artificiales" pueden perder la capacidad de contemplación

   ROMA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

   El Papa ha alertado en la audiencia general de este miércoles que ha celebrado desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano de que los que viven en grandes ciudades "artificiales" y "funcionales" pueden perder la capacidad de contemplación que además ha definido como "una forma de ser".

   "Quien vive en una gran ciudad, donde todo es artificial y funcional, corre el riesgo de perder la capacidad de contemplar. Contemplar no es en primer lugar una forma de hacer, sino una forma de ser. Ser contemplativos no depende de los ojos, sino del corazón", ha señalado el Papa.

   Francisco ha dedicado la catequesis a la oración y ha señalado que, además de "purificar el corazón", logra que se "aclare también la mirada" y que se pueda ver la realidad "desde otro punto de vista". "La luz de esa mirada ilumina nuestro espíritu, le da ojos de misericordia para contemplar el mundo", ha afirmado.

   Así ha reflexionado sobre la oración de la contemplación, una "íntima condición del ser humano" que más que "un método" es "una íntima condición del ser humano que debemos descubrir". Y ha añadido: "Somos contemplativos, tenemos la capacidad de ver el mundo con los ojos del corazón, que van más allá del simple examen de la realidad, mirando desde el amor y la fe".

   Para el Papa, la "oración contemplativa" pone delante de un Dios que mira a los hombres "con amor". Por ello ha dicho que la llamada del Evangelio es "seguir a Jesús en la vía del amor". "Esto es el culmen de toda la vida cristiana. Caridad y contemplación son sinónimos, se refieren a la misma realidad", ha manifestado Francisco.

   Finalmente ha citado a San Juan de la Cruz que afirmaba que "un pequeño acto de amor es más útil a la Iglesia que todas las demás acciones juntas". "Un acto de amor, purificado en la oración para que no nazca de nuestra presunción y de nuestro egoísmo, es el mayor milagro que un cristiano pueda alcanzar", ha manifestado. Por último, en los saludos, ha animado a los fieles a hacer "una pausa" e ir "a la Iglesia más cercana".