El papa cumple este miércoles su sexto año con la crisis de abusos y los acuerdos con China sobre la mesa

Publicado 13/03/2019 10:02:42CET
CONTACTO

   ROMA/MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El papa Francisco cumplirá este miércoles su sexto año de pontificado con algunos asuntos sobre la mesa como el acuerdo con China para la designación de obispos y la crisis de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia.

   Francisco celebrará el sexto aniversario de su elección como el papa número 266 de la Iglesia Católica realizando ejercicios espirituales para preparar la Cuaresma en Ariccia, una localidad cercana a Roma, de donde regresará el próximo viernes.

   El caso del cardenal francés Philippe Barbarin, recientemente condenado a seis meses de cárcel con suspensión de pena por haber encubierto los abusos sexuales cometidos contra menores por un cura de su diócesis, es otro ejemplo de encubrimiento de abusos por parte de la jerarquía de la Iglesia católica. La presidenta del tribunal correccional de Lyon lo declaró culpable por "no haber denunciado malos tratos" contra un menor entre 2014 y 2015.

   Precisamente la cumbre sobre pederastia con más de 110 jerarcas episcopales de todo el mundo convocada por el obispo de Roma a finales de febrero hizo hincapié en la necesidad de erradicar el silencio y la obligación de denunciar estos casos.

   Si bien se cerró sin una hoja de ruta clara, uno de los organizadores de la cita vaticana, el padre Federico Lombardi, informó de que, en el plazo máximo de uno o dos meses, el Vaticano contará con una nueva legislación para luchar contra los abusos que incluirá un nuevo motu proprio papal sobre la protección de menores, así como un manual de instrucciones para que los obispos afronten las denuncias y acompañen a las víctimas.

   Se trata de dos documentos muy esperados para reforzar la prevención y el combate contra los abusos sexuales tanto en la Curia romana y en el Estado de la Ciudad de Vaticano, como en las Iglesias locales.

ACUERDO CON CHINA

   El papa también tiene otro reto por delante: la implementación del acuerdo firmado con China el pasado mes de septiembre para la designación conjunta de obispos. Este convenio se cerró en Pekín tras más de 60 años de desencuentros entre el Vaticano y el régimen comunista chino sobre la gestión del catolicismo en China.

   Parte del acuerdo incluía la aceptación de los siete obispos que el gigante asiático había nombrado previamente sin el consentimiento pontificio. Pero será durante este año cuando se pongan en práctica los primeros nombramientos bajo este nuevo sistema que introduce un posible veto papal a las ternas que se presenten desde Oriente.

   Durante su nuevo año de pontificado, cuando Francisco cumplirá 83 años, también se acelerarán parte de las reformas que está llevando a cabo en el Gobierno de la Iglesia y la Curia Romana. La publicación de la nueva constitución apostólica, que está siendo redactada bajo su supervisión por el grupo de cardenales asesores será la culminación de estas medidas.

   Además, el Papa tiene previsto un año lleno de viajes internacionales en su agenda en los que, de momento, no está España. El Papa viajará del 30 al 31 de marzo a Marruecos y del 5 al 7 de mayo, visitará Bulgaria y Macedonia. En concreto, pasará por las ciudades de Sofia, Rakovski y Skopje.

   Serán dos viajes centrados en el diálogo interreligioso y la apertura ecuménica ya que en los dos países hay mayoría ortodoxa y musulmana. Además, el próximo 31 de mayo viajará a Rumanía. Francisco visitará Bucarest y un Santuario Mariano por invitación de la Iglesia rumana y del presidente del país, Klaus Iohannis.

UN PAPA FUERA DE TODO PRONÓSTICO

   El investigador de la Universidad de Navarra y autor del

   libro 'Historia de los papas en el siglo XX', Onésimo Díaz, recuerda en declaraciones a Europa Press que, a pesar de que el Papa Francisco vaticinó hace tiempo que su pontificado sería corto, de cuatro o cinco años, este miércoles se cumplen seis años de su elección.

   "En 2013, los cardenales rompieron todos los pronósticos y se atrevieron a elegir al primer pontífice americano y también al primer Papa jesuita. Estas y otras razones presagiaban una nueva etapa en la historia de la Iglesia católica", señala el experto.

   Díaz recuerda que Francisco eligió su nombre en recuerdo del santo de Asís y patrono de Italia y destaca algunas decisiones con las que el nuevo Papa "ha roto muchos estereotipos" como renunciar al apartamento pontificio del tercer piso del Palacio Apostólico, prefiriendo vivir en un aposento modesto de la Residencia de Santa Marta.

   "Se trata de algo más que un cambio de estilo, ya que pretende predicar con su propio ejemplo una vida austera en sintonía con la reforma que ansía para sí mismo, para la Iglesia y para el mundo", apunta el investigador.

   De estos seis años, el experto también pone de relieve su "vida de oración", su diálogo ecuménico y su invitación a "ir a las periferias" con la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, es decir, "a construir puentes para dialogar, compartir y ayudar, especialmente con los más desfavorecidos de la sociedad". A su juicio, esta actitud le ha llevado a "sintonizar" con personas que antes "difícilmente" lo hacían con la Iglesia.

   Sobre los abusos a menores que han salpicado a la Iglesia, Díaz considera que Francisco está "actuando con pulso firme contra la pedofilia" y que "ha tomado medidas que otras instituciones deberían aplicar para que la plaga de los abusos se extinga".