Actualizado 10/07/2015 19:41 CET

El Papa defiende la cárcel como instrumento de reinserción social

Papa Francisco saluda a la gente en Don Bosco.
MARIANA BAZO / REUTERS

ROMA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha visitado este viernes la cárcel boliviana de Palmasola, la más conflictiva del país y ante los presos ha defendido que la reclusión no es exclusión sino que forma parte del proceso de reinserción en la sociedad.

"El que está ante ustedes es un hombre perdonado. Un hombre que fue y es salvado de sus muchos pecados. Y así es como me presento. No tengo mucho más para darles u ofrecerles, pero lo que tengo y lo que amo, sí quiero dárselo, sí quiero compartirlo: Jesucristo, la misericordia del Padre", ha exclamado.

En este sentido, ha asegurado que "cuando Jesús entra en la vida, uno no se queda parado en su pasado sino que comienza a mirar el presente de otra manera, con otra esperanza".

Durante su visita al recinto carcelario, que ocupa 34 hectáreas en la ciudad más poblada del país, Santa Cruz de la Sierra, el Pontífice ha pedido a los reos que sigan rezando por él porque también comete "errores" y debe "hacer penitencia".

Asimismo, ha invitado a los detenidos a "mirar el rostro de Jesús crucificado" si están en algún momento "tristes" o "mal".

Francisco, que concluye este viernes su visita apostólica a Bolivia y esta tarde emprenderá el viaje a Paraguay, última etapa de su segundo viaje a Latinoamérica, ha pedido a los detenidos que sean solidarios entre ellos. "Ayúdense entre ustedes, no tengan miedo a ayudarse entre ustedes. El demonio busca la rivalidad. !No le hagan el juego!", ha exclamado.

En Paraguay, el Papa será recibido por las autoridades civiles y eclesiales en el aeropuerto Internacional de Asunción.