Papa Francisco.- Benedicto XVI y el cardenal Sarah se oponen en un libro a la ordenación como sacerdotes de personas casadas

Publicado 13/01/2020 14:13:13CET

ROMA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El papa emérito Benedicto XVI y el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah rechazan en un libro firmado por ambos la ordenación sacerdotal de hombres casados.

El documento, del que adelanta algunos fragmentos el diario francés 'Le Figaro', se publicará el próximo 15 de enero, en unas fechas en las que se espera que el Papa Francisco publique la exhortación apostólica sobre el Sinodo de la Amazonia, celebrado el pasado otoño, donde los obispos se mostraron mayoritariamente a favor de que personas respetadas y aceptadas en la comunidad con familia estable sean ordenadas sacerdotes para asegurar los sacramentos en la región.

"De la celebración cotidiana de la eucaristía, que implica un servicio a Dios permanente, nace espontáneamente la imposibilidad de un vínculo matrimonial", afirma el Papa emérito, de 92 años, en el libro 'Desde lo más profundo de nuestros corazones' (Fayard).

En este sentido, Benedcito XVI señala que "el estado civil concierne al hombre en su totalidad, y dado que el servicio al Señor exige igualmente el don total del hombre, no parece posible lograr ambas vocaciones simultáneamente".

"La actitud de renuncia al matrimonio se ha convertido en una condición para poder ejercer el ministerio sacerdotal. En cuanto a la forma concreta de celibato en la Iglesia antigua, también se debe enfatizar que los hombres casados solo podrían recibir el sacramento de la orden sacerdotal en el caso de que se hayan comprometido a respetar la abstinencia sexual y, por lo tanto, a vivir la vida de matrimonio conocida como 'de San José'. Tal situación parece haber sido completamente normal durante los primeros siglos", señala Ratzinger.

En relación a la propuesta concreta para la Amazonia, el cardenal Sarah, señala en el libro que "los pueblos de la Amazonía tienen derecho a una experiencia plena de Cristo Esposo". "No podemos ofrecerles sacerdotes de segunda clase. Por el contrario, cuanto más joven es una Iglesia, más necesita encontrar la radicalidad del Evangelio", ha declarado.

Mientras, Benedicto XVI suraya en el texto que el celibato comporta un "gran significado" en tanto que se abandona un posible dominio terrestre y un círculo de vida familiar. "El celibato se convierte al mismo tiempo en algo verdaderamente indispensable para que nuestro enfoque hacia Dios pueda seguir siendo la base de nuestra vida y expresarse concretamente. Esto significa, por supuesto, que el celibato debe penetrar todas las actitudes de la existencia con sus demandas", asegura.

En todo caso, ya existen sacerdotes casados dentro del catolicismo en las iglesias orientales y también están los sacerdotes anglicanos casados que se han pasado al catolicismo, a los que se les permite ser diáconos o sacerdotes y además seguir viviendo con sus esposas están en plena comunión con la Sede Apostólica.

Concretamente, el Código de los cánones de las Iglesias orientales señala que el celibato del clero debe ser considerado en todas partes de altísimo valor, de acuerdo con la tradición de la Iglesia entera y que "el estado de los clérigos casados, que la práctica de la Iglesia primitiva y de las Iglesias orientales desde siglos sanciona, debe también ser honrado".

En su libro, el Papa emérito y el purpurado africano consdieran, sin embargo, que "ordenar hombres casados no es una excepción, es una violación". Así, consdiran que no pueden "callar" al tiempo alertan de "la crisis impresionante de la Iglesia".

EL CELIBATO ES "INDISPENSABLE"

"El celibato es indispensable para que nuestro viaje hacia Dios siga siendo la base de nuestra vida (...) Creo que el celibato de los sacerdotes tiene un gran significado", añade Benedicto XVI en el libro.

Por su parte, el Papa Francisco ha dejado claro en varias ocasiones que no está de acuerdo con el celibato opcional. Durante la rueda de prensa celebrada en su viaje de regreso de Panamá tras la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Francisco aseguró que nunca autorizará el celibato opcional, aunque dejó abierta la puerta a conceder la ordenación sacerdotal a hombres casados en lugares recónditos con pocos sacerdotes como las islas del Pacífico o la Amazonia.

Tras el Sínodo sobre la región Amazónica, los obispos de todo el mundo aprobaron con 128 votos a favor frente a 41 en contra la posibilidad de que personas respetadas y aceptadas en la comunidad de la Amazonía sean ordenadas, aunque tengan ya una familia estable para asegurar los sacramentos. No obstante, los obispos también reconocen en el documento del Sínodo que el celibato es un "don de Dios".

Contador