Publicado 10/12/2021 12:03CET

Papa Francisco.- El Obispo de Vitoria viaja al Vaticano este lunes para visitar al Papa para informarle del estado de su diócesis

Archivo - El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, en el día de Nuestra Señora de Estibaliz
Archivo - El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, en el día de Nuestra Señora de Estibaliz - OBISPADO DE VITORIA - Archivo

Monseñor Elizalde invitará a Bergoglio a visitar la capital vasca y conocer la Catedral de Santa María, emblema de la ciudad

VITORIA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, viajará el próximo lunes, 13 de diciembre, a Roma para informar al Papa Francisco sobre el estado de su diócesis, junto a otros 23 obispos de la zona norte de España. Durante el encuentro se abordarán "el estado de la Iglesia vitoriana, vasca y española, así como "temas de actualidad y relevancia desde el punto de vista político, económico y social".

La visita a la Santa Sede de monseñor Elizalde cumple con la centenaria tradición de despachar con el sucesor del apóstol Pedro cada cinco años, periodo que acaba de cumplir el prelado al frente de la diócesis alavesa.

El prelado de Vitoria va camino de su sexto año y, según el Derecho Canónico, "cada cinco años el Obispo debe presentar al Romano Pontífice una relación sobre la situación de su diócesis" en una reunión "provechosa con cada uno de los obispos".

Este tipo de visita ordinaria, inspirada en la visita que hizo San Pablo a San Pedro en Jerusalén en el siglo I, se conoce como 'Visita Ad Limina Apostolorum', naturalizada como tal desde el siglo IV.

Se trata de un "peregrinaje de cada uno de los obispos a Roma cada cinco años para venerar los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo y visitar al Papa con el fin de "poner de manifiesto la comunión que determina la naturaleza y la esencia de la Iglesia".

En este primer viaje de Monseñor Elizalde ante el Papa, para trasladar sus impresiones por estos años al cuidado de la Diócesis de Vitoria, Bergoglio recibirá un "detallado análisis" sobre la Iglesia local alavesa y ambos mantendrán un intercambio mutuo con el fin de promover esa comunión entre la Diócesis de Vitoria y Francisco, escuchando sus consejos y recomendaciones para el pastoreo diocesano, y estudiar cuestiones relativas a su misión eclesial.

En dicho encuentro, y tal y como han informado en una nota desde la diócesis, se abordará "el estado de la Iglesia vitoriana, vasca y española así como los temas de más actualidad y relevancia desde el punto de vista político, económico y social, con especial énfasis en el magisterio del Papa para con los fieles".

Durante siete días, el Obispo de Vitoria mantendrá una "apretada" agenda vaticana con la oportunidad de analizar junto al Papa Francisco la salud de la Iglesia alavesa -que aglutina a la ciudad de Vitoria-Gasteiz, la zona rural alavesa, el Condado de Treviño y el municipio de Orduña-, y se reunirá con sus colaboradores más directos, los diferentes responsables vaticanos, además de visitar los distintos departamentos pontificios que forman la Curia Romana, los ministerios que componen el gobierno de la Santa Sede.

Por otro lado, el prelado ha anunciado la apertura de un periodo de escucha semanal para, en el marco del Sínodo convocado por el Papa, mantener reuniones personales o grupales con creyentes, no creyentes, religiosos, laicos, jóvenes y mayores.

El Obispo informará sobre el compromiso diocesano en la línea marcada por el Papa Francisco, quien pone mucho interés en el cuidado de la eucaristía y de la liturgia, en la diversidad de estilos sacerdotales y su continua formación, en el relevo vocacional, en la promoción de los sacramentos, en la atención a los más desfavorecidos y excluidos, en la acogida a los migrantes o en el cuidado del planeta entre otros, todos ellos reforzados en la Diócesis de Vitoria en los últimos años.

Según los textos pontificios, esta visita Ad Limina sirve además para "incrementar el sentido de responsabilidad del Obispo como sucesor de los apóstoles" y darle un "renovado vigor a la vinculación con el Papa".

El Obispo de Vitoria ha estado preparando esta visita durante los últimos años viajando por toda la Diócesis y "escuchando y acercándose a las distintas realidades y acentos eclesiales mediante reuniones periódicas con arciprestazgos, parroquias, unidades pastorales, comunidades y colegios", entre otros.

SÍNODO

En este sentido, el actual Sínodo convocado por el Papa para todo el mundo servirá, como ha manifestado Elizalde en más de una ocasión, "para seguir caminando unidos desde la diversidad como Diócesis dentro de la Iglesia universal evitando excluir a nadie y dando cabida a todos los acentos".

De esta manera, ha anunciado la creación de una modalidad de reuniones bajo el titulo 'Diálogos sinodales con el Obispo' las tardes de los martes durante los próximos meses para seguir manteniendo activa la escucha, a través de reuniones personales o grupales con creyentes, no creyentes, sacerdotes, religiosos, laicos, familias, jóvenes y mayores, todo el que quiera sin exclusión.

Esta modalidad sigue la estela de las cinco reuniones participativas por el Sínodo ya mantenidas por el Obispo Elizalde el 20 de noviembre con el Consejo Pastoral Diocesano; el 25 de noviembre, con profesores y profesoras de la asignatura de Religión; el 1 y 2 de diciembre, con sacerdotes de los pueblos de Rioja Alavesa; y este viernes, con sacerdotes diocesanos en el Seminario de Vitoria.

Monseñor Elizalde aprovechará su despacho con el Papa Francisco para obsequiarle, en nombre de toda la Diócesis de Vitoria, con una botella de vino Rioja Alavesa y una caja de dulces de las monjas clarisas de San Antonio, además de una pequeña escultura de uno de los faroles del famoso Rosario que procesiona por las calles del centro de la ciudad la noche del 4 de agosto, víspera del Día de la Virgen Blanca, la patrona de Vitoria-Gasteiz.

Al hilo de una posible invitación que desde la Conferencia Episcopal se le haga al Papa para que visite España, el Obispo de Vitoria la haría "extensible" a la capital vasca para conocer la Catedral de Santa María, principal emblema gasteiztarra.

La última visita Ad Limina de un Obispo de Vitoria fue en febrero de 2014, con don Miguel Asurmendi al frente de la Diócesis, quien también fue recibido por el actual pontífice, el Papa Francisco.