Publicado 21/10/2020 11:47CET

Papa Francisco.- Los obispos lanzan el proyecto 'Soñar lo posible' para profundizar en la encíclica del Papa 'Fratelli tutti'

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia Episcopal Española (CEE) y los medios de comunicación de la Iglesia (Ecclesia, COPE y TRECE) han lanzado la iniciativa 'Soñar lo posible' para profundizar en la nueva encíclica del Papa Francisco 'Fratelli tutti' (Hermanos todos).

Cada semana se ofrecerá un tema para reflexionar y acercarse a este documento pontificio sobre la fraternidad y la amistad social. Según destaca la CEE, el Papa invita a "detenerse en la dimensión universal de la doctrina sobre el amor fraterno; reflexionar para reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social; y soñar como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana".

La primera entrega de esta iniciativa se titula 'Soñar como una única humanidad' en la que los obispos hablan de la igualdad. "Para un cristiano no es que todos 'debemos' ser iguales, es que ya, ahora, todos somos iguales, porque todos somos hijos e hijas de un mismo Padre. Esta igualdad es la fuente de la irrenunciable dignidad de todo ser humano.

A cada paso, según indica la CEE, la encíclica de Francisco "anima a superar barreras, diferencias, opiniones y darse cuenta del elemento común de todos los hombres y mujeres de esta humanidad: una igual dignidad, un mismo valor intrínseco".

Además, se refiere a la pandemia que ha permitido "rescatar y valorizar a tantos compañeros y compañeras de viaje que, en el miedo, reaccionaron donando la propia vida".

"Nos damos cuenta de que nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes que, sin lugar a dudas, escribieron los acontecimientos decisivos de nuestra historia compartida: médicos, enfermeros y enfermeras, farmacéuticos, empleados de los supermercados, personal de limpieza, cuidadores, transportistas, hombres y mujeres que trabajan para proporcionar servicios esenciales y seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas", enumera la CEE.

En este punto, los obispos destacan que la encíclica del Papa invita a que surja "el sentimiento de una fraternidad profunda" y señalan que ante las dificultades actuales es el momento de decantarse por ayudar a los demás y no "pasar de largo".

"Hay dos tipos de personas: las que se hacen cargo del dolor y las que pasan de largo; las que se inclinan reconociendo al caído y las que distraen su mirada y aceleran el paso. En efecto, nuestras múltiples máscaras, nuestras etiquetas y nuestros disfraces se caen: es la hora de la verdad. ¿Nos inclinaremos para tocar y curar las heridas de los otros? ¿Nos inclinaremos para cargarnos al hombro unos a otros?", plantean.

También subrayan la importancia de "promover el bien" asegurando la transmisión de los valores, porque si esto no sucede, advierten, "se difunde el egoísmo, la violencia, la corrupción en sus diversas formas, la indiferencia y, en definitiva, una vida cerrada a toda trascendencia y clausurada en intereses individuales".

A este primer capítulo le seguirán: Una nueva cultura basada en la amistad; las religiones, al servicio de la fraternidad; ser el buen samaritano; en un mundo oscurecido, nadie puede quedar excluido; una economía con principios éticos; los caminos de paz; unas relaciones internacionales fraternas; la mejor política, y mirar al pasado con misericordia.