Publicado 04/11/2021 13:38CET

Papa Francisco.- El Papa dedica una misa en San Pedro a los cardenales y obispos fallecidos este año por coronavirus

ROMA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha dedicado la misa que ha celebrado en San Pedro a los cardenales y obispos fallecidos durante el año a causa del coronavirus y ha instado a los católicos a enfrentar el misterio de la muerte esperando la salvación del Señor "en silencio, sin quejarse, sin enfadarse y sin dejarse entristecer".

Según datos del portal web GCatholic.org, que brinda información completa sobre los cambios dentro la Iglesia Católica, solo en enero de este año, fallecieron 16 obispos (incluido 1 cardenal) tras haberse contagiado de la infección del coronavirus; entre ellos, el arzobispo castrense de España, Juan del Río Martín (73 años).

En su homilía, el Papa ha destacado que los que se "aferran al Señor", en medio del dolor, ven que Él "abre el sufrimiento y lo transforma en una puerta por la que entra la esperanza". Del mismo modo ha subrayado que el cristiano "no menosprecia la gravedad del sufrimiento" sino que "alza la mirada al Señor" y confía en su ayuda.

"En medio del dolor, los que se aferran al Señor ven que él abre el sufrimiento, lo transforma en una puerta por la que entra la esperanza. Es una experiencia pascual, un pasaje doloroso que se abre a la vida, una especie de trabajo espiritual que en la oscuridad nos hace volver a la luz", ha dicho el Pontífice.

Así, ha defendido que ese pasaje hacia la luz no llega porque "los problemas han desaparecido", sino porque la crisis se ha convertido en una "ocasión de purificación interior". "La prosperidad vuelve muchas veces ciegos, superficiales, orgullosos", ha asegurado el Papa, que ha defendido el pasaje a través de las "pruebas" vitales, sobre todo al calor de la fe, como un renacimiento: "Nos encontramos distintos a lo que éramos en el pasado".

Además, en la misa que ha celebrado con otros 26 cardenales de la Curia Romana, Francisco ha avisado de es "feo" llegar a la vejez "con el corazón amargo" y criticando "todo lo que es novedoso".

Contador