Publicado 18/11/2019 14:37:49 +01:00CET

Papa Francisco.- El Papa denuncia la "superficialidad, la negligencia y el egoísmo" que favorecen el desperdicio de alimentos

El Papa denuncia la "superficialidad, la negligencia y el egoísmo" que favorecen
El Papa denuncia la "superficialidad, la negligencia y el egoísmo" que favorecen - Alessia Giuliani

ROMA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha denunciado "mecanismos de superficialidad, negligencia y egoísmo" que fomentan la cultura del derroche de los alimentos y ha advertido de que si no se pone freno será difícil alcanzar los compromisos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

"En muchos lugares, hermanos nuestros no pueden alimentarse ni sana ni suficientemente, mientras que en otros se malgasta y se derrocha sin control. Es la paradoja de la abundancia", ha señalado Francisco en un mensaje dirigido al Programa Mundial de Alimentos (PMA), organismo que depende de la FAO y cuyo director ejecutivo es me es David M. Beasley.

"En esta paradoja existen mecanismos de superficialidad, negligencia y egoísmo que están en la base de esta cultura del derroche", ha manifestado.

El Papa ha pedido al organismo de la ONU que formule iniciativas para hacer efectiva la lucha contra el hambre en el mundo y favorezca medidas que erradiquen el desperdicio de alimentos, un fenómeno que -según a dicho- interpela cada día más. Sin embargo, ha dejado claro que no es meta que corresponda sólo a los Organismos Internacionales ni a los Gobiernos, sino que compete a todos".

"La familia, la escuela, los medios de comunicación tienen una importante tarea en la educación y en la sensibilización. En este sentido, nadie puede quedar al margen de la lucha contra esta cultura que va sofocando a tantas personas, especialmente a los pobres y vulnerables de la sociedad", ha precisado.

Así, ha denunciado que el derroche de alimentos "lacera la vida de muchas personas y vuelve inviable el progreso de los pueblos". "Si queremos construir un futuro en el que nadie quede excluido, tenemos que plantear un presente que evite radicalmente el despilfarro de comida. Juntos, sin perder tiempo, aunando recursos e ideas, podremos presentar un estilo de vida que dé la importancia que merecen los alimentos", ha concluido.