Publicado 03/02/2021 12:42CET

Papa Francisco.- El Papa invita a unirse a la Primera Jornada Internacional de la Fraternidad Humana establecida por la ONU

13 December 2020, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus noon prayer in St. Peter's Square. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa
13 December 2020, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus noon prayer in St. Peter's Square. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa - Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa - Archivo

ROMA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha invitado al mundo a unirse a la Primera Jornada Internacional de la Fraternidad Humana establecida por las Naciones Unidas, que se celebrará este jueves 4 de febrero en conmemoración de su reunión en 2019 en Abu Dhabi, con el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb.

"Me complace mucho que las naciones de todo el mundo se unan a esta celebración, destinada a promover el diálogo interreligioso e intercultural", ha señalado el Papa en la audiencia general de este miércoles que ha presidido desde la Biblioteca del Palacio Apostólico sin presencia de fieles por la pandemia.

En este contexto, está previsto que el Papa participe en un encuentro virtual con el Gran Imán de Al-Azhar y con el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, organizado por el Jeque Mohammed bin Zayed que tendrá lugar en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos).

Durante la catequesis, el Papa ha reflexionado sobre la importancia de la liturgia y ha advertido de la tentación de "practicar un cristianismo intimista" donde las celebraciones públicas no tienen espacio. De hecho, ha lamentado que haya cristianos que resten importancia a la misa de los domingos, por ejemplo. Así, ha insistido en la necesidad de "redescubrir la liturgia" porque es alimento de la relación con Cristo.

Del mismo modo, ha sugerido a los fieles reflexionar sobre esto teniendo muy presente que "la liturgia no es una 'oración espontánea', sino acción de la Iglesia y "encuentro con Cristo mismo, que se hace presente con la fuerza del Espíritu Santo, a través de los signos sacramentales" para comunicar su gracia.